Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuatro menores saquean varias veces una máquina de vending en Ontinyent

Los jóvenes han sido identificados por agentes de la Policía Local tras ser sorprendidos por una de las dueñas del establecimiento, que desde hace un mes sufre una merma de productos

Dos agentes de la Policía Local de Ontinyent, en una imagen de archivo. | PERALES IBORRA

Ocurrió durante la madrugada del pasado lunes 15 al martes 16 de agosto, sobre las dos de la mañana. Cuatro menores de edad fueron identificados por agentes pertenecientes a la Policía Local de Ontinyent tras haberse colado en un establecimiento de la localidad forzando una persiana metálica. Según el testimonio de las dueñas del negocio afectado, podrían ser los autores de un robo continuado en una máquina de vending ubicada los accesos a la tienda, un centro de terapias estéticas situado en la capital de la Vall d’Albaida

De hecho, fue una de las dueñas del negocio quién dio el primer aviso al 112, tras escuchar ruidos dentro del local.

Al parecer, los jóvenes habían ideado un sistema para poder colarse dentro sin dejar huellas de su estancia. Forzaban la persiana metálica sin dejar rastro y accedían a la zona en la que se encontraba el dispensador de productos. Su objetivo era robar la mercancía a su alcance.

Botellas de agua o paquetes de papas y rosquilletas han sido parte del botín del que han disfrutado de forma gratuita en diferentes ocasiones durante el último mes, según el testimonio de las responsables del negocio.

Ruidos de noche

Levante-EMV contactó ayer con las dueñas de la empresa afectada. Explicaron que llevan varias semanas notando una falta de existencias que no sabían explicar: «No le encontrábamos sentido alguno, ya que la máquina está en una zona muy transitada y a la vista. Algunos vecinos nos comentaron que habían oído ruidos de noche, como si alguien levantara la persiana metálica... y comenzamos a atar cabos».

Las damnificadas confirmaron que presentarán una denuncia tras lo ocurrido y estiman unas pérdidas cercanas a los 200 euros: «Llegábamos por la mañana y no notábamos nada, solo que nos faltaban productos. Nos hemos puesto en contacto con la empresa que instaló el sistema de la persiana metálica para que lo solucione. La puerta principal es de cristal, pero nunca han entrado, no han pasado de ahí».

«No hace gracia»

Al parecer, los jóvenes infractores se colaban como podían y forzaban la máquina de vending: «Parece una gamberrada, pero la verdad es que no hace ninguna gracia que te roben. Sobretodo, porque estábamos totalmente desconcertadas ante lo ocurrido, ya que el local estaba cerrado y durante el día siempre había gente», prosiguieron.

También comentaron que los propios familiares de los menores han acudido al local para disculparse por lo ocurrido. Las responsables del centro de terapias estéticas también apuntaron que los hechos se remontan desde inicios del presente verano.

Según la información a la que ha tenido acceso este diario, la última tentativa de robo no salió bien. Una de las dueñas que vivía cerca fue alertada del ruido y avisó al 112, que se puso en contacto con la policía local. No se atrevió a entrar. Así, varios agentes acudieron al lugar de los hechos y confirmaron que estaban dentro del local, tras levantar la persiana. En este último incidente, intentaron manipular la máquina de vending sin sacar nada y acabaron rompiendo el enchufe que conectaba la instalación a la luz.

Compartir el artículo

stats