Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Susana Lloret: "Bombas Gens es más que un centro de arte"

Susana Lloret en uno de los pasillos que conduce al Jardín de Bombas Gens. Francisco Calabuig

Susana Lloret en uno de los pasillos que conduce al Jardín de Bombas Gens. Francisco Calabuig

Directora de la Fundació per Amor a l’Art. Anuncia una segunda etapa en la entidad que gestiona uno de los centros de arte que en muy poco tiempo ha conseguido la unanimidad de crítica y público, donde seguirán siendo importantes las exposiciones, pero también será más visible su función social y solidaria.

La Fundació Per Amor a l’Art es un proyecto familiar encabezado por el empresario José Luis Soler y su mujer, Susana Lloret, doctora en Psicología, profesora de Psicometría desde 1999 hasta 2014, año en el que solicita una excedencia en la Universitat de València para dirigir la Fundació per Amor a l’Art, una iniciativa surgida para compartir, a través del arte, la investigación y la obra social. Un propósito que pasa por la rehabilitación del emblemático edificio Bombas Gens, que acoge el centro de arte, que acaba de cambiar de manos. Lloret presidió el Patronato del Palau de Les Arts desde 2018 hasta hace un año, y ahora se incorpora a su proyecto un centro social de día para personas con Daño Cerebral Adquirido que gestionará la entidad Nueva Opción.

¿El acuerdo de la Fundació per Amor a l’Art con Nueva Opción es un cambio cualitativo o una ampliación de objetivos?

Es un proyecto que viene a sumar. El edificio social estaba antes solo dedicado a chavales en riesgo de exclusión, que se va a seguir haciendo, pero además el edificio se amplia para el colectivo de personas con daño cerebral que necesitan más recursos de los que el sistema público pone a su alcance. Añadimos una nueva manera de compartir.

"Entramos en una segunda etapa con nuevos objetivos, como el abrirse a nuevos públicos"

decoration

La Fundació per Amor a l’Art tuvo mucha visibilidad con la recuperación de Bombas Gens y su colección de arte, con este nuevo inquilino, ¿equilibra su doble acción social y cultural?

No se trata de un tema de equilibrio. Cada actividad que la fundación desarrolla tiene su propia idiosincracia, todas bajo el núcleo común de compartir y sensibilizar. Ahora vamos a compartir el edificio con Nueva Opción para que ellos lo gestionen, porque el colectivo de personas con daño cerebral es muy desconocido y necesita que se conozca más esta realidad que cada vez va a ser más frecuente. El daño cerebral por ictus o accidente de tráfico crece porque está relacionado con nuestro estilo de vida, y de alguna manera se debe desestigmatizar y ayudar, porque es para toda la vida.

Dentro de poco se cumple un año de su salida del Palau de Les Arts para centrarse en la Fundació y Bombas Gens cumplió tres años en julio.

La Fundació per Amor a l’Art tiene muchos años más. El balance de los tres años desde que abrimos Bombas Gens es muy positivo. La gente conoce lo que estamos haciendo aquí, y a nivel de arte es más fácil por su relevancia pública. Han sido tres años de aprender mucho y como lo que esta vivo, crece y se transforma. Necesita cambios y mejoras.

¿La salida de Nuria Enguita supuso algún contratiempo?

Nuria [Enguita] dirigió la primera etapa, y lo hizo bien. Y una vez alcanzados los objetivos marcados, que eran arrancar un proyecto nuevo, arraigarnos en lo local y proyectarnos como un centro de prestigio, decidió emprender una nueva etapa con nuevos proyectos de forma independiente, entre los que estaba, por supuesto, el de dirigir el IVAM. Bombas Gens también entra en una segunda etapa con nuevos objetivos como el abrirse a nuevos públicos, iniciar un camino hacia la sostenibilidad, y colocar a los artistas de la colección en el centro de todo. Fue una separación amistosa, consensuada y respetuosa. Me parece una gran profesional y se que en el IVAM hará un gran trabajo.

"Estoy en proceso de reconstrucción, como José Luis Soler"


Todo el mundo le pregunta a Susana Lloret por José Luis Soler, y muy pocos por cómo está ella, que lleva la enfermedad de su marido igual que todos los familiares de personas con daño cerebral. «¿Cómo me encuentro? Como mi marido, en proceso de reconstrucción?». Después coge aire y con los ojos entelados explica que: «No he podido encontrar sentido a este golpe del destino, pero al menos sí he encontrado como encajarlo en nuestras vidas y en nuestro proyecto más querido, que es la fundación. Y eso me da paz. Porque te podrás imaginar que la primera persona con la que quiero compartir esta maravilla que hemos hecho juntos es él».


Y ese destino ha hecho que están más juntos que nunca. José Luis Soler mantiene su despacho pared con pared con el de su mujer en el edificio de la fundación y ahora está más tiempo en Bombas Gens -«el proyecto de mi vida», nos decía a los que tuvimos la ocasión de acompañarlo cuando el coqueto edificio no era más que una fábrica insalubre y abandonada a un derrumbe inminente hace un lustro-.


En el patio trasero de la recuperada fábrica modernista está el jardín con composiciones vegetales de más de cien especies diferentes, un vergel donde destacan cítricos y granados, un espacio único en medio de la ciudad que invita a la ver la vida pasar, y donde la pareja administra sus confidencias.

¿Cómo será esta segunda etapa con Sandra Guimarães?

Buscamos que Sandra Guimarães aporte lo que trae de su trabajo en museos internacionales donde hay una preocupación importante por la sostenibilidad, con modelos de apertura a nuevos públicos y contacto con los artistas. Que incorpore esa internacionalización y su experiencia en la gestión de centros de arte.

¿Hubo muchos candidatos para asumir el centro de arte de Bombas Gens?

No hizo falta porque la persona sobre la que pivota el área de arte es Vicente Todolí, que propuso a Sandra Guimarães porque había trabajado con ella en Serralves y ha seguido su trayectoria. Luego la entrevisté y vimos que teníamos una manera de pensar que confluía. Estoy encantada.

¿Le choca que la Fundació sea más conocida por su vertiente artística?

No, pero es algo que quiero trabajar para cambiarlo. Aunque es una cosa lógica, porque los focos se ponen cada vez que hay una inauguración. Para mi siempre ha sido la locomotora que tenía que tirar del resto, para hacer visible este proyecto, porque Bombas Gens es más que un centro de arte. La Fundació es una diversidad de áreas que actúan sobre el denominador común de compartir y sensibilizar. Cuando recibimos el premio de Arco, ya dije que el centro de arte es la piel pero el corazón está en el edificio social y ahora encima se multiplica. Es importante que esa labor solidaria sea un canal.

"No me gusta el termino elitista con relación a lo que hacemos, conectamos con todos los públicos"

decoration

¿No es difícil deshacerse de ese sensación elitista, con una de las mejores colecciones de arte colgada en sus naves y con el mejor restaurante de València en la entrada?

Si preguntas por el barrio verás que nadie nos considera elitistas. Por eso venimos aquí, y ahora además para compartir que el daño cerebral se visibilice. Nunca me ha gustado el término elitista con relación a lo que nosotros hacemos, por eso buscamos conectar con todos los públicos posibles. Una de las cosas que tenemos en proyecto, es que los diferentes artistas que traemos se conecten más con la parte social. Cuando los artistas conocen lo que hacemos, vienen con una sensibilidad diferente. Estoy segura que va a ser posible establecer sinergias que permitan que los propios artistas hagan algo en la parte social.

Fueron pioneros en ese proyecto de mediación entre el público y las exposiciones.

De la mediación hemos aprendido. Alcanza menos gente de la que pensábamos. Al público le gusta venir a ver las cosas a su aire. Hemos incorporado audio-guías para facilitar las visitas. La mediación es un proceso recíproco. Hoy día estamos en un momento donde las visitas han quedado reducidas por la crisis de la covid. El público sigue viniendo aunque no haya tanta actividad, el interés está en lo que ofrecemos aunque no exista la mediación en el grado que la ofrecíamos con anterioridad. El mejor mediador es el propio artista y como somos un museo de arte contemporáneo muchos están vivos.

"La separación con Nuria Enguita fue amistosa. Me parece una gran profesional y sé que en el IVAM hará un gran trabajo"

decoration

En la primera ola de la pandemia acogieron familias en exclusión en el centro. Estamos en la segunda ola. ¿No hemos aprendido nada?

Las personas estamos habituadas a vivir en riesgo permanente, así que nos hemos adaptado y hemos desarrollado estrategias psicológicas que nos protegen del miedo y la angustia. Lo peliagudo del asunto es que son estrategias de autoengaño que ponemos en marcha de forma inconsciente y generalizada, especialmente cuando una de nuestras creencias entra en conflicto con uno de nuestros comportamientos, o viceversa. Cuando eso sucede, entramos en un estado desagradable, disonante, que tenemos que resolver. Y ahí entra el autoengaño, porque cambiaremos la creencia o la conducta, lo que nos resulte mas fácil, engañándonos con una justificación a medida.

¿Esa teoría sirve también para la crisis sanitaria provocada por la covid?

En el caso del coronavirus, la creencia es el conocimiento que tenemos acerca de los riesgos de transmisión del virus, y las conductas son las reuniones familiares y de ocio. En este punto, para unas personas será mas difícil cambiar sus creencias sobre las practicas de riesgo, por lo que eliminarán o reducirán las reuniones y demás comportamientos de riesgo, pero para otras lo difícil será eliminar esas reuniones familiares y demás comportamientos de riesgo, por lo que minimizaran o ignoraran el riesgo que realmente esta asociado a esas conductas con alguna creencia del tipo «ni los científicos saben lo que pasa, como voy a saberlo yo», o «prefiero vivir feliz, y si me toca, me toca», o «yo ya me pongo la mascarilla bastante rato, aquí con mis amigos no va a pasar nada», u otras argumentaciones parecidas. Al final el resultado es que una falsa sensación de seguridad sustituye la desazón que produce realizar una conducta de riesgo y saberlo. Es el mismo mecanismo que explica que algunos fumadores hayan dejado el tabaco pero otros no, por poner otro ejemplo.

Los comportamientos individuales son claves para hacer frente a la pandemia, según los expertos.

Tenemos que darnos cuenta de que nuestro comportamiento no nos afecta solo a nosotros, de que mis decisiones no las asumo solo yo. En ese momento mi libertad de elegir disminuye, porque el resultado de mi elección me trasciende. Y si yo quiero correr el riesgo y me contagio, mi decisión puede hacer que llegue al hospital y allí alguien tendrá que decidir a quien le da la cama en la UCI. Y ya mi decisión no me afectará solo a mi.

"Estableceremos sinergias que permitan que los propios artistas hagan algo en la parte social"

decoration

¿Nos creemos inmunes en nuestra conducta cotidiana?

Creo que tenemos que empezar a hablar de como los contagios se introducen en las familias, el numero de familias con contagios, con hospitalizados, con miembros en la UCI. Creo que tenemos que poner el foco en el impacto de nuestra conducta en nuestro círculo más querido, que es la familia, precisamente para que cobre relevancia que mi comportamiento, que mi elección les impacta a ellos. Así es posible que se reduzca el número de quienes eligen cambiar la creencia para seguir arriesgando su salud y la de sus seres queridos. Todos tenemos seres queridos, y todos somos seres queridos de alguien. Una cifra de contagiados anónimos no genera nada de empatía.

¿Y el debate entre salud y economía?

A veces el problema está en la manera misma de definirlo. Hace tiempo que se está planteando esta dicotomía entre comer o respirar, pero todos sabemos que necesitamos las dos cosas. Así que tenemos que encontrar la forma de hacer las dos cosas compatibles, porque en ello nos va la vida. Entonces se plantea la pregunta de verdad importante: quién va a resolver esto y cómo. Esta claro que el gobierno solo no puede, a base de restricciones y regulaciones, resolver el problema. Si hubiera sido algo puntual, una única ola, quizá sí. Pero no es el caso. Así que el «quién» no solo implica al binomio gobierno-ciudadanía, sino que requiere al tejido empresarial y juntos buscar el cómo. El gobierno no mantiene en marcha el país, regula esa marcha. Lo mantiene en marcha las empresas y los trabajadores. Entonces habrá que escuchar lo que tienen que decir acerca del cómo.

"No pongo en duda el testimonio de nadie, pero algunas cosas que he oído de Plácido me chirrían"

decoration

¿Cómo fue su paso por Les Arts?

Estoy orgullosa. Soy patrona de honor, estoy apoyando y me puso en contacto con el mundo de la música y como es una fundación pública.

¿Cómo vivió la polémica sobre Plácido Domingo?

Lo he conocido poco, pero es una persona de una caballerosidad que no encaja en cosas que he oído. No pongo en duda el testimonio de nadie, pero algunas cosas me chirrían. Me parece muy triste porque el movimiento Me too va por otro lado. Weinstein sometía la voluntad de las personas a conciencia, era un tema de poder, no de sexo.

Un centro social con 32 plazas para personas con DCA


El Día Mundial del Ictus, el 29 de octubre, Susana Lloret firmó con el presidente de la asociación Nueva Opción, Paco Álvarez, el acuerdo de cesión de parte de sus instalaciones de Bombas Gens para un centro de día para personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA). Tras ser adecuado a su nuevo uso, el espacio se pondrá en marcha en unos meses.


La iniciativa entre la Fundació per Amor a l’Art y Nueva Opción pretende paliar el déficit de recursos públicos en la atención del Daño Cerebral Adquirido. Para toda la Comunitat Valenciana actualmente solo hay 140 plazas concertadas en centros de día especializados en DCA, cuando se estima que hay más de 56.000 personas afectadas. El nuevo centro social contará con 32 plazas, con la intención de que 30 sean concertadas por la Conselleria d’Igualtat i Polítiques Inclusives.


Nueva Opción aporta una experiencia de 25 años en la atención sociosanitaria al DCA y un equipo multidisciplinar de profesionales de la terapia ocupacional, fisioterapia, logopedia, psicología, trabajo social y personal técnico de talleres ocupacionales centrados en la creación artística, la expresión escénica, la musicoterapia, la actividad físico deportiva y la estimulación cognitiva.

Compartir el artículo

stats