Massoni "se retrata" en una antológica en el Museo Nacional de Cerámica

La exposición, compuesta por 130 obras, repasa las diferentes etapas y enfoques del pintor

Autorretrato "Al Realismo Mágico de Durero".

Autorretrato "Al Realismo Mágico de Durero". / Levante-EMV

Han pasado 25 años desde que el pintor valenciano Luis Massoni (1944), considerado uno de los maestros españoles contemporáneos del retrato que enlaza con la tradición figurativa, expusiera por última vez en la ciudad de València. En 1991, lo había hecho en Ibercaja y, posteriormente, en el Palau de la Música. «Me gusta vivir privadamente. Siempre he esquivado esa fama que buscan otros artistas», señala el retratista, que repasará su trayectoria profesional a través de 130 obras, desde el próximo 8 de marzo hasta el 16 de junio, en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias «González Martí». Sin embargo, reconoce entre risas que «alguna vez hay que salir a la palestra y mostrar el trabajo para que no se olviden». 

La exposición «Lvis Massoni. La memoria del arte», comisariada por el fotógrafo Santiago Relanzón y el subdirector de Levante-EMV Alfons García, se trata de la muestra antológica más completa y más aproximada al trabajo del artista, el cual siempre ha desarrollado su carrera alejado de modas e ismos. En este sentido, el propio artista reconoce que «el espacio en el que se expone ya da pie a que aparezca el pintor completo, que toca todos los géneros y no sólo esté presente el retrato, que es por lo que más se me conoce». En este sentido, el público podrá descubrir todas las etapas evolutivas y los distintos enfoques estéticos que ha otorgado a cada una de las piezas presentes. 

38 retratos prestados

Entre las obras expuestas, entre las cuales destacan sus retratos, se encuentran 38 dibujos prestados por los propios propietarios. «En cada encargo, hago varios retratos para poder hacer cambios y explorar», explica el artista. En este sentido, Massoni reflexiona sobre qué quiere retratar. «Muestro una actitud reflexiva y cuestionadora en torno al ser, ya que el retrato necesita una relación directa y un diálogo con el modelo para poder conocerlo en profundidad», explica. 

La muestra estará dividida en varias salas. Una de ellas, se centrará en el realismo mágico, tendencia por la cual destaca el pintor en España. Concretamente, se mostrarán 19 obras de esta etapa, desde el autorretrato circular de 1971, pasando por el retrato del poeta Juan Gil-Albert en su domicilio de 1972, hasta las derivaciones de esta tendencia, con obras como «Agua y pan» de 1985 o el autorretrato de 2020. En una clave distinta, también podrá verse el retrato del pintor y escritor Ramón Gaya, realizado en 1995 en su estudio de la calle del Grabador Esteve de València

«Necesidad interior»

Aunque Massoni es conocido por sus retratos, la exposición también abordará, en sus palabras, «mi otra faceta, menos conocida». «Estoy ilusionado porque los retratos son encargos, pero yo soy muy sensible a las manifestaciones de la vida». Por eso, el comisario Relanzón reconoce que se trata de «un dibujante extraordinario». En sus palabras, «lo que más me atrae es lo que ha pintado personalmente, donde podemos encontrar retratos, paisajes... con todas las técnicas que él domina con maestría». 

El pintor recalca que «hay mucha obra pintada por necesidad interior». Estas obras son de tradición figurativa a través de una «reflexión sobre el pasado». «No me considero rupturista, sino evolucionario porque pertenezco a otra generación», concluye. 

Algunas de estas obras ya han sido expuestas en Bilbao, Pamplona, Barcelona y Madrid, pero será la primera vez que se muestren en València.

La muestra cuya preparación se ha llevado a cabo durante dos años por parte del equipo del museo y los comisarios, abrirá sus puertas al público el próximo 8 de marzo en la sede del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, en el Palacio del Marqués de Dos Aguas de València hasta el 16 de junio.