Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una Feria de Castelló atractiva y variada

Matilla ha ganado, de nuevo, el pulso a Simón Casas y convierte al ciclo de La Plana en el primero en la Comunitat tras el coronavirus - Diego Urdiales y Juan Ortega, triunfadores en Vistalegre, son las principales ausencias

Daniel Luque, uno de los triunfadores de san Isidro, toreará con Emilio de Justo mano a mano

La Feria de Castelló organizada por Matilla es el primer ciclo taurino con una programación larga que tiene lugar en la Comunitat Valenciana tras el paso del coronavirus. De nuevo, los empresarios salmantinos, como también ha hecho José María Garzón de Lances del Futuro, han ganado el pulso a Simón Casas en la mesa del toreo. La abulia del empresario francés es notoria en un momento crucial para la fiesta de los toros. Solo en Nimes ha perfilado la primera feria francesa, pero en España, los cosos de València, Alicante o Madrid que él dirige están a la espera. Y así van camino de los dos años sin toros. Esperar, ahora, es perder vida.

Los hermanos Matilla ya lo hicieron en Madrid durante la Feria de san Isidro, ya que Las Ventas solo se ha abierto para un festival taurino -previo a las elecciones de la Comunidad de Madrid- desde el inicio de la pandemia y la plaza de toros de València, tutelada por el propio Casas, todavía no ha organizado una corrida de toros después de la covid. Cada día que pasa con las plazas de Las Ventas o la de València totalmente cerradas añade lastre a la existencia del toreo y, sin darse cuenta, apaga su latido, como si la falta de ferias asfixiara a un mundo que, como tantos otros, ha sufrido las consecuencias de la pandemia.

Sobre el papel, la programación de Castelló es atractivo y variado. Hay cinco corridas de toros que tienen su categoría, con hasta tres encastes distintos y dentro de un coso de segunda como el de Castelló, y dos novilladas sin picadores que apuestan por la cantera. La Casa Matilla, junto con el gerente de la plaza, Alberto Ramírez, hicieron oficiales los carteles que se desarrollarán entre dos días festivos, la conmemoración de San Juan el 24 y la del patrón de la ciudad, Sant Pere, el día 29.

Ese mismo jueves 24 de junio será el día de la vuelta de los toros a Castelló y también será la primera corrida de toros que se celebre en la Comunitat Valenciana tras el coronavirus. Daniel Luque, uno de los triunfadores del san Isidro de Vistalegre, se enfrentará mano a mano con Emilio de Justo, otro de los toreros del momento. Los toros serán de Adolfo Martín, una ganadería que regresa a La Plana tras su gran tarde en 2019. La fecha es la idónea para regresar a los toros porque entronca el buen toreo en las muñecas de ambos espadas y las embestidas emocionantes de los cárdenos.

La diversidad del ciclo, tanto en las ganaderías como en los toreros, es la clave de la feria y demuestra cómo los empresarios han sabido conectar con una tierra tan taurina como Castelló

decoration

Al día siguiente habrá un cartel estrella con Morante de la Puebla, El Juli y Pablo Aguado frente a los toros de Alcurrucén. Los Núñez podrán aportar, así lo atestigua su historia, esa profundidad de su encaste, con un tranco de más en la embestida, que potencia los conceptos de tres toreros diferentes: dos artistas clásicos y un lidiador poderoso.

El sábado tendrá lugar un cartel puro Matilla: con El Fandi, torero al que apoderan; los toros que ellos mismos crían bajo el hierro de García Jiménez y Olga Jiménez y, como buena noticia, el debut de Paco Ureña en la capital de La Plana. Enrique Ponce, como de costumbre, abrirá cartel.

Al día siguiente habrá un mano a mano entre Manzanares y Roca Rey frente a los toros de Jandilla, Luis Algarra y Garcigrande. Este encuentro tiene menos sentido que el primero, fundamentado por dos de los toreros del momento como De Justo y Luque, pero el tirón taquillero del joven peruano es de los que marcan la diferencia en la feria. Ya lo hizo en san Isidro.

Rafaelillo, Paco Ramos, torero de la tierra; y Rubén Pinar lidiarán los miuras el martes 29 de junio, una terna que atrae por el compromiso de su lidia y las tardes que han tenido años atrás en Castelló tanto el espada murciano como el albaceteño.

Diego Urdiales y Juan Ortega, triunfadores en Vistalegre, son las principales ausencias. A la inclusión de toreros como De Justo, Luque o Aguado, también se tendría que haber sumado el espada riojano y el joven sevillano tras sus tardes en el coso del barrio de Carabanchel. El triunfo, en el toreo, siempre se premió.

La capital de la Plana requiere que se cuide la presentación del toro, como sí se hizo en el san Isidro de Carabanchel, pero la diversidad del ciclo, tanto en las ganaderías como en los toreros, es la clave de la feria y demuestra cómo los empresarios han sabido conectar con una tierra tan taurina como Castelló.

Compartir el artículo

stats