Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VA DE BO

Un desafío para la historia

UN DESAFÍO PARA LA HISTORIA Alberto Soldado

Aparecen sus nombres en los carteles con letras majestuosas, como aparecían en tiempos pasados los de las grandes figuras masculinas. Son las cuatro mejores del Raspall : las dos primeras en el escalafón de restos y las dos mejores en el escalafón de «mitgeres». Victòria de Valencia y Amparo de Montcada contra Aida de Moixent y Mar de Bicorp. Tomen nota, memoricen bien sus nombres porque son las primeras féminas que participan en un desafío. Han tenido que ser ellas, de la mano de la empresa El Zurdo, salvadora del Raspall en los tiempos mas duros, las que recuperen el sabor inigualable del desafío. Contaba Juliet que prueba de la expectación de los desafíos la tenemos en el hecho de que en un bar hay dos partidas de naipes, en una se juegan dineros y en la otra, no. Las gentes estarán pendientes de aquella donde circulan los billetes.

En la historia de la pelota, en la biografía de sus primeras figuras, siempre aparecen en lugar destacado los desafíos disputados. Todavía más en los tiempos en que no había competiciones reguladas ni prestigiadas, como hoy. El desafío, decía el maestro Lorenzo Millo es la «pimienta, la especia que en mayor grado sazona ese sabroso guiso que constituye la pelota, uno de sus condimentos más preciados…».

Será el próximo domingo, día 29 de marzo, en el trinquet de Bellreguard, dirigido por la empresa de Emilio Peris, tataranieto del Zurdo de Pamis, creador de la dinastía. Probablemente no existe en todo el mundo

Se presentó el desafío con una apuesta inicial de mil euros,a lo grande, en el Ayuntamiento de Bellreguard, con las cuatro protagonistas, el empresario, el alcalde y el presidente de la Federació, legítimamente orgullosas de protagonizar un acontecimiento que cabe calificar como histórico mostraban su satisfacción por ser las pioneras de los desafíos femeninos. Allí se juntarán gentes de comarcas diversas, hombres y mujeres que, con toda seguridad, llenarán las gradas del majestuoso trinquet. Ellas serán recompensadas con los mismos criterios que lo son ellos, con arreglo a los ingresos que generen, como siempre se establecieron los pactos entre jugadores y empresarios para este tipo de partidas. Igualdad real.

Victoria, Amparo, Aida y Mar están construyendo un nuevo futuro para este deporte. Escriben hermosas poesías cada tarde que se anuncian en trinquetes, calles o frontones. Exigen dignidad, y triunfan en su empeño de ganar espacios de grandeza y libertad. No hay desafío que no genere nuevas propuestas, que no impulse nuevas combinaciones, que no cultive la creatividad que nace de la libertad.

Compartir el artículo

stats