Al igual que la hinchada roja, la afición marroquí no se está perdiendo detalle de lo que ocurre en Qatar durante los primeros minutos del partido decisivo entre las selecciones marroquí y española. Si bien la afición española ha copado bares y terrazas de los locales míticos, la marroquí ha hecho lo propio en diferentes puntos del barrio de Russafa, un barrio en el que la colonia marroquí ha generado fuertes raíces.

Tanto en locales comerciales como en bares, la discreta afición alauita está siguiendo el minuto a minuto de su selección, que está jugando al contraataque.