Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El consejero delegado de Air Nostrum y sus socios del IVI se hacen con la aerolínea

Carlos Bertomeu controla la mayoría de los títulos tras acudir a la ampliación de capital de 25 millones - Sus socios, José Remohí y Antonio Pellicer, serán accionistas minoritarios - La familia Serratosa, fundadora de la firma hace veinte años, ve diluída su participación

El consejero delegado de Air Nostrum y  sus socios del IVI se hacen con la aerolínea

El consejero delegado de Air Nostrum y sus socios del IVI se hacen con la aerolínea Levante-EMV

El actual consejero delegado de Air Nostrum, Carlos Bertomeu, se ha hecho con el control de la aerolínea valenciana, contando con el apoyo económico de dos socios suyos en el Instituto Valenciano de la Infertilidad (IVI), los copresidentes y propietarios del grupo sanitario Antonio Pellicer y José Remohí, que, a título particular, se convierten en accionistas minoritarios de la compañía aérea.

La entrada en el capital de Air Nostrum de Bertomeu, Pellicer y Remohí se aprobó en el consejo celebrado ayer en la sede de la compañía, en el que se presentaron a los actuales accionistas las cuatro ofertas seleccionadas por la consultora internacional Seabury para acudir a la ampliación de capital de veinte millones de euros, ampliación a la que renunciaron los hasta ahora socios mayoritarios, la familia Serratosa tenía el 75,5 % a través de Nefinsa y Caja Duero, actualmente integrada en el grupo financiero CEiSS tenía el 22 ?.

De las cuatro ofertas presentadas, dos correspondían a fondos de inversión británicos que carecían de vinculaciones con el mundo de la aviación comercial. La tercera era de un fondo de captial español, que guardaban alguna relación con una compañía aérea de la que no ha trascendido su nombre. Y la cuarta, que es la ganadora, está liderada por Carlos Bertomeu. Precisamente, esta última había sido la recomendada por la consultora Seabury, que ha llevado el peso tanto del control sobre la reestructutración de Air Nostrum, como sobre la búsqueda de un socio externo.

Entre los argumentos valorados por el consejo para seleccionar la oferta del actual consejero delegado de la compañía se encuentra su conocimiento de la misma, «su montante económico y la solvencia financiera y profesional» para garantizar la continuidad de la firma.

Aunque todavía no han quedado fijadas las participaciones exactas de cada uno de los socios tras la operación, cifrada en 25 millones de euros una parte en capital y otra en deuda, la mayoría de control estará en manos de Carlos Bertomeu, que es quien ha aportado más capital. Estará secundado por sus socios en el IVI, Antonio Pellicer y José Remohí. La participación de los Serratosa, por lo tanto, queda muy diluida, al igual que la de Caja Duero. Esta última, además, tiene previsto vender sus títulos.

Dentro del convenio suscrito ayer, hay algunas condiciones suspensivas para la entrada de los nuevos socios, como la firma del acuerdo entre Air Nostrum y los pilotos, liderados por el sindicato Sepla. El futuro propietario de la compañía, Carlos Bertomeu, se reunió ayer por la tarde, tras las convocatorias del consejo y del comité, con los sindicatos de la compañía para explicarles la nueva situación y requerir su apoyo. Entre el personal de Air Nostrum, el hecho de que haya sido el propio consejero delegado el que haya puesto su propio capital en el nuevo proyecto, después de haber pilotado el proceso de reestructuración de la compañía, ha sido acogido con optimismo,al considerar que es un signo de que la compañía, con la nueva estructura, es viable de cara al futuro.

Dicha reestructuración, iniciada en 2012, ha contemplado una reducción de la flota del medio centenar de aviones de hace dos años, a 37 aeronaves más eficientes. También se ha dado viabilidad a las rutas, abandonando las deficitarias para centrarse en las radiales con Madrid, nacionales e internacionales, que aporten pasajeros de enlace a Iberia, de la que es franquiciada. También se ha negociado un ERE sin despidos la plantilla ya había pasado de 2.148 empleados en 2008 a 1.554 en 2013 con recortes salariales ede ntre el 18,5 y el 40 % para los cargos directivos, del que solo falta cerrar el acuerdo con los pilotos.

El Sepla firma el acuerdo

Precisamente, el portavoz del Sepla en Air Nostrum, Pedro Salazar, reconoció ayer que los dirigentes del sindicato de pilotos firmaron ayer el convenio colectivo, aunque está pendiente del visto bueno de la asamblea de afiliados del Sepla, convocada en Semana Santa. El principio de acuerdo entre Sepla y la dirección de la aerolínea incluye, según señalan, una rebaja salarial del 20% para los comandantes y del 10% para copilotos, así como otras medidas de ajuste.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats