Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Informe

La banca considera «mínimo» el riesgo de impago de hipotecas en Valencia

La mejora de la situación económica y la bajada de un 52 % del coste de los pisos en la capital reducen el peligro de morosidad en los créditos

La banca ve un «riesgo mínimo» de los impagos hipotecarios en Valencia tras la mejora económica, la reducción de los tipos de interés y la caída de los precios de la vivienda. El informe semestral sobre la situación inmobiliaria de España del BBVA revela las grandes posibilidades del negocio hipotecario en Valencia por el descenso en picado del riesgo de morosidad. El índice bancario que compara la capacidad de financiación con el precio de la vivienda se ha triplicado en Valencia desde su punto más crítico en el año 2008.

Los analistas apuntan que cuanto más alto es el indicador, mayor es la capacidad de endeudamiento de las familias para la compra de una vivienda y menor el peligro de morosidad. El índice de Valencia era de 62 puntos a principios de 2008 en el momento más álgido de la burbuja inmobiliaria y ahora está en 165 puntos tras la reducción de un 52,8% del precio de la vivienda «debido, en gran medida, al exceso de la oferta existente» durante la crisis. Esta situación «se traduce en un riesgo mínimo para el sector inmobiliario», según recoge el informe del BBVA. En Castelló el indicador está en 203 puntos y en Alicante en 155.

El caso de las capitales valencianas pronostica un incremento del flujo del crédito. El estudio insiste en que el riesgo es aceptable a partir de 100 puntos y que dos tercios de los municipios españoles están por debajo de la centena como sucede en Madrid y Barcelona.

El análisis indica que el índice de riesgo se mantiene en Madrid y Barcelona en torno a los 90 y 95 puntos. «Esto se debe a que ambas ciudades son grandes polos de empleo y atraen a más demandantes de vivienda que la oferta existente. Además, una gran cantidad de los puestos de trabajo son de alto poder adquisitivo. La combinación de estos factores provoca tensiones en los precios de las viviendas que no existen en otros municipios, lo que se traduce en un indicador de accesibilidad-riesgo inferior al resto», señala el informe del BBVA.

El precio sube un 6 %

Los analistas del BBVA coinciden con los de otros bancos en que el sector inmobiliario está en plena recuperación y en que las perspectivas son positivas para 2016. El estudio recuerda que el cambio de tendencia de la demanda de viviendas se inició en 2014 y se ha consolidado en 2015. El precio de los pisos tocó fondo en Valencia en junio 2013 y desde ese momento ya ha crecido un 6 % impulsado por la reactivación de la demanda.

BBVA subraya en el informe que las bases de la recuperación del sector son sólidas por la mejora del mercado de trabajo. «Según la EPA, entre 2014 y 2015 el número de ocupados aumentará en algo más de un millón de personas, y todo hace pensar que la tendencia positiva continuará en 2016 y se generarán alrededor de medio millón de empleos netos adicionales. Esto supone un fuerte impulso para la demanda residencial tanto de vivienda principal como residencial», según el documento.

Además, y como consecuencia de la mejora del mercado laboral, la renta disponible de los hogares ha comenzado a registrar crecimientos interanuales positivos. «La mejora de los ingresos de las familias y la reducción de la presión fiscal supone la existencia de otro elemento positivo que apoya la demanda residencial», subraya el análisis.

Los responsables del informe destacan que la recuperación del sector está teniendo un especial dinamismo en la Comunitat Valenciana, Murcia y La Rioja frente a otras autonomías como Extremadura, Navarra y Castilla-La Mancha donde las ventas se han moderado.

El estudio añade que el regreso de la financiación al sector inmobiliario está facilitando «tanto la expansión de la demanda como la vuelta de la promoción residencial». El análisis remarca que «si bien se partía de unos niveles muy bajos, el flujo de nuevos créditos para la construcción y adquisición de viviendas muestra un dinamismo no visto desde el inicio de la crisis».

Compartir el artículo

stats