Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cierval

La nueva patronal autonómica elimina las provincias y creará consejos reivindicativos

El presidente de la futura Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana prevé un reconocimiento rápido por el Consell

Consumada la decisión de liquidar Cierval, su heredera, la provincial de Valencia, que se transformará en autonómica el próximo 3 de marzo, hizo público ayer el nuevo modelo de organización, que tiene como principal signo distintivo la supresión de las estructuras provinciales. Cierval fue constituida en 1981 por la Coepa alicantina, la castellonense CEC y la valenciana CEV, que se repartieron a partes iguales la representación. Fue su pecado original, porque los problemas financieros y judiciales de dos de sus fundadoras, la Coepa y la CEC, han acabado por arrastrarla a la ruina.

Ese es uno de los errores que los dirigentes de la CEV pretenden evitar a toda costa en la nueva Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana, que ese será su nombre. Por tanto, adiós a las estructuras provinciales. Como explicó ayer el presidente de la CEV, Salvador Navarro, ya en su papel de nuevo líder empresarial de la autonomía, la de Castelló, por sus dos millones de deudas y sus problemas judiciales con la formación, se dirige al cementerio y facilitarle la entrada podría perjudicar a la nueva entidad. La alicantina tampoco tiene un camino despejado y Navarro no le cerró las puertas pero el nuevo diseño y sus propias penurias la dejan en la irrelevancia.

La futura Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana se estructurará a través de empresas directamente asociadas, que no tendrán más del 30 % de la asamblea aunque su aportación económica sea mayor, y sectoriales y comarcales, que tendrán el 70 %. Cada cuota -Navarro adelantó que se va a incrementar su importe para ganar en independencia- equivaldrá a una vocalía. Cada una de las provincias tendrá un consejo empresarial cuyos integrantes serán elegidos de entre los miembros de la asamblea. No abonarán cuotas y la persona que sea elegida presidente del mismo ocupará una de las seis vicepresidencias que tendrá la nueva patronal. Las otras tres surgirán de entre las federaciones sectoriales.

Esos consejos tendrán un carácter «fundamentalmente reivindicativo» y, tal como explicó Navarro, dependerán de la estructura técnico y administrativa de la autonómica. Tampoco accederán a fondos públicos, que se pretende que no superen el 40 % del presupuesto. Su misión será la de atender las reivindicaciones propias de cada provincia, es decir, aquellas que no atañen al conjunto de la autonomía.

Con el nuevo diseño en la mano, Navarro prosiguió ayer tarde en Alicante los contactos con federaciones sectoriales para captarlas para el nuevo proyecto. La cerámica castellonense, el calzado alicantino y los hoteleros de Benidorm son algunos colectivos que ya estarían dispuestos a sumarse. También se reunirá con alcaldes y presidentes de diputaciones. El presidente de la CEV aseguró que no prevé problema alguno para que la Generalitat reconozca rápidamente como su interlocutora a la nueva organización en cuanto cambie sus estatutos. También dijo que el todavía presidente de Cierval, José Vicente González, es vocal de la CEV y, por tanto, esta abonará las cuotas precisas para que siga como vicepresidente de la CEOE. El presidente de la nueva patronal tendrá dos mandato de cuatro años.

Compartir el artículo

stats