Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Power Electronics lidera el proyecto para la gigafactoría de baterías de Almussafes

El Consell presenta al Gobierno la iniciativa para instalar junto a la Ford una de las diez megafábricas de pilas para el coche eléctrico que impulsa la Unión Europea - Ampere Energy se suma al ‘pool’ de empresas vinculadas a la nueva planta

Terrenos donde se ubicaría
la gigafactoría de baterías 
en Almussafes.  levante-emv | LEVANTE-EMV

Terrenos donde se ubicaría la gigafactoría de baterías en Almussafes. levante-emv | LEVANTE-EMV

Power Electronics lidera el proyecto para la gigafactoría de baterías para el coche eléctrico que el Consell quiere instalar junto a la factoría de Ford en Almussafes. La empresa (propiedad de la familia del expresidente del Valencia, Amadeo Salvo) ha firmado en el Palau su compromiso con el proyecto. Power Electronics es la punta de lanza de un ‘pool’ de empresas valencianas implicadas en el desarrollo de la iniciativa para instalar en Almussafes una de las diez gigafactorías de baterías eléctricas impulsadas por la Unión Europea. El Consell presentó ayer formalmente al Gobierno el proyecto para captar parte de los fondos del programa de reconstrucción de la Unión Europea. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha mostrado su respaldo a la gigafactoría valenciana.

La iniciativa se llama formalmente ‘Element Valencia battery cells manufacturing research center’ (Centro de investigación de fabricación de celdas de batería) y engloba la alianza valenciana para la implantación de la gigafactoría de baterías del sur de Europa, según precisó la Generalitat. Lalo Salvo (copropietario de Power Electronics con sus hermanos) firmó el martes en el Palau de la Generalitat ante el jefe del Consell, Ximo Puig, su compromiso con el liderazgo del proyecto. La compañía es una de las empresas más importantes de la C. Valenciana. Fundada por Abelardo Salvo (padre de los hermanos Salvo) en 1987, en 2019 facturó más de 360 millones de euros. La firma (con sede en Llíria) produce componentes electrónicos y está muy vinculada a las renovables.

En la iniciativa también se ha implicado Ampere Energy, empresa disruptiva con sede en Puçol que ha desarrollado un nuevo modelo de cargador bidireccional de uso doméstico para vehículos eléctricos que optimiza el proceso de carga y gestiona el dispositivo a través de inteligencia artificial. La tecnología bidireccional permite «alimentar» de electricidad la vivienda con la energía almacenada en el vehículo de modo que se pueda hacer frente a cortes de suministro. El CEO de Ampere Energy, Ignacio Osorio, explicó a Levante-EMV: «Estamos en el proyecto de las gigafactoría de baterías porque va a ser muy relevante. Trabajamos con la Dirección General de Industria (que coordina el proyecto) y con empresas locales». La Generalitat Valenciana tiene un especial interés en que la iniciativa salga adelante porque es un espaldarazo al futuro de la industria automovilística valenciana, que da empleo a 30.000 personas.

El Consell también ha tratado de vincular en el proyecto a la multinacional japonesa UBE Industries Ltd., que tiene sede en Castelló. El Gobierno de Pedro Sánchez confirmó a UBE que el proyecto contaba con su apoyo.

El desarrollo y la producción de baterías es considerado un imperativo estratégico para la UE en el contexto de la transición de la energía limpia y es un componente clave de la competitividad de su sector de automoción. En octubre de 2017, la Comisión Europea lanzó la plataforma de cooperación European Battery Alliance (EBA) formada por las principales partes de la industria interesada, los Estados miembros y el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Hay fondos europeos a disposición, pero hacen falta operadores privados que se interesen por el proyecto.

Para que salga adelante la construcción de las 10 gigafactorías es necesaria la colaboración de fabricantes, entidades bancarias y otros medios de financiación. Francia y Alemania son los dos países que más apoyan la iniciativa, aunque también están buscando el respaldo adicional de España, Suecia y Polonia.

Cataluña también trabaja para llevarse la inversión a Barcelona. La Generalitat catalana quiere que la gigaplanta cubra el hueco que va a dejar la factoría de Nissan.

Compartir el artículo

stats