Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joan Cavallé: "Vamos a seguir reforzando nuestra presencia física"

El cooperativismo de crédito «ha hecho sus deberes. Sus números muestran un nivel de solvencia altísimo y además contribuye a reducir la exclusión financiera», afirma Cavallé

Joan Cavallé dirige Caja de Ingenieros desde 2005. | LEVANTE-EMV

Joan Cavallé dirige Caja de Ingenieros desde 2005. | LEVANTE-EMV

Caja Ingenieros fue fundada en Cataluña en 1967 por un grupo de estos profesionales como una cooperativa de crédito inusual, entre otros motivos porque no es privativa de este colectivo. Con una plantilla próxima a los 500 empleados y un volumen de negocio de 7.700 millones en 2020, su director general, Joan Cavallé (Barcelona, 1956), accedió al cargo en 2005 y en esta entrevista habla del sector, la covid y sus planes para la Comunitat Valenciana.

¿Cuál ha sido el impacto de la pandemia en la Caja de Ingenieros?

Ha sido un impacto extraordinario desde diferentes perspectivas. Primero, por la capacidad de adaptación y de transformación de la entidad, en primer lugar para seguir funcionando por el confinamiento del personal. Fue una sorpresa, porque en tres semanas conseguimos que todos los servicios centrales teletrabajaran. Mucha digitalización. Aparecieron créditos ICO y hubo que implementarlos de forma rápida y lo hicimos. Al final, la Caja incrementó el volumen de servicios a nuestros socios y nuestra cuenta de resultados ha generado un margen bruto superior al del año anterior. Ganamos 11,3 millones de euros, con una reducción del 11,4 %. Hemos intentando minimizar daños a los socios y eso supuso un esfuerzo económico, pero los socios han respondido con más implicación, lo que ha generado mas ingresos.

Caja de Ingenieros nace en Cataluña y tiene su mayor presencia allí. De hecho, es la única cooperativa catalana y no está ligada al mundo rural, a diferencia de la mayoría de estas entidades. No trasladó su sede social en 2017 cuando lo hicieron CaixaBank y el Sabadell por la deriva independentista, entiendo que porque allí concentraban su clientela. ¿Proyecta una mayor expansión por el resto de España?

Sí. Consideramos que para nosotros en aquel momento no era viable el traslado de sede. No veíamos el porqué. Había que convocar una asamblea de socios para aprobarlo y no era buen momento aquel octubre. Por otro lado, no hemos reconsiderado la expansión geográfica. Estamos en Andalucía, Aragón, Comunitat Valenciana, País Vasco, Mallorca y Madrid. Nuestro volumen de negocio creció en 2020 un 8 %. La perspectiva es seguir creciendo si vemos oportunidades de implantarnos en otras zonas. De hecho, en los últimos años seguimos abriendo oficinas. Desde 2017 lo hemos hecho en Cataluña porque hemos tenido un número de altas muy relevante aquí. Tenemos socios en toda España. El mundo de la banca esta evolucionando hacia el mundo digital, pero la implantación física ayuda sobre todo para el asesoramiento, donde tienes personas altamente cualificadas y que dan servicio al cliente en persona. Se ha de mantener una cierta presencia física. Es clave, además de la banca telefónica y digital. Vamos a seguir reforzando nuestra presencia física porque eso implica que estamos ganando socios.

¿Qué le parecen los indultos a los condenados del ‘procés’?

Todas las cosas que ayudan a que todo el mundo esté en capacidad de resolver los problemas hablando, van bien.Lo digo como ciudadano, no como director de la Caja. En este caso, creo que todo lo que contribuya a la estabilidad financiera es positivo y esa decisión parece que lo hace.

El cooperativismo de crédito también ha pagado una elevada factura por su vinculación con el ladrillo antes de la Gran Recesión. ¿Cómo escapó Caja de Ingenieros?

Nosotros no hemos estado nunca en el negocio de la construcción. Hacemos hipotecas pero no hacemos crédito promotor y esto nos libró de problemas.

¿Cómo ve el cooperativismo de crédito? ¿Va a resistir o tendrá que ir a otra ronda de concentración?

Nosotros tenemos muy claro nuestro espacio. Tenemos 54 años de historia. Y no vemos la necesidad de participar de un proceso de concentración. Respecto al sector, no me gustaría hablar de ello. Este sector ha superado las crisis sin necesidad de recursos públicos, tuvo un fondo de garantía de depósitos que fue para las entidades que estaban mal. El sector ha hecho sus deberes. Sus números muestran un nivel de solvencia altísimo. Esto te dice que el sector aguanta y hace su función. Las cooperativas son muy resilientes. Su cuota de mercado va creciendo año tras año. A veces, hay una mirada condescendiente hacia las cooperativas, cuando es un sector que hace sus deberes. Y además está contribuyendo a reducir la exclusión financiera.

La CNMC investiga a los grandes bancos por exigir a quienes iban a pedir créditos ICO covid que les compraran productos propios como seguros. ¿Qué opinión le merecen esas prácticas?

Las reglas del juego del ICO eran muy claras para todo el mundo. Además, se firmó un código de buenas prácticas. No creo que sea una práctica generalizada, que es lo que dicen los propios bancos. Quiero entender que será algo puntual. La crisis ha puesto en valor la formación, la investigación, la ciencia y la innovación y no la búsqueda de un beneficio a corto plazo exclusivamente.

¿Qué cicatrices va a dejar esta crisis en la economía y la sociedad españolas?

Dejará cicatrices en aquellos sectores que se han visto más afectados, como la hostelería, el turismo y los servicios asociados a ellos. También nos ha dejado lecciones muy importantes sobre la generación de valor. El negocio fácil, ‘low cost’, sin capacidad de innovación se ha demostrado que no es viable. El programa Next Generation de la UE busca cubrir una carencia endémica en España como el paro en los jóvenes o una economía basada en servicios turísticos. Es una gran oportunidad para este país para dar un salto histórico. No se trata solo de transferencias europeas sino de que haya también una inversión por parte de las empresas y el Estado. Eso es lo importante.

¿Qué planes tiene la entidad para la Comunitat Valenciana?

Tenemos dos oficinas. Nos falta Castelló. Trabajamos con la Generalitat en su financiación. Tenemos buena relación con el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF). Miraremos de reforzar nuestra presencia física cuando la cuenta de resultados lo permita. Estamos desplegando una política de créditos a las empresas valencianas vinculadas a Next Generation. El crédito aumentó un 14 % en València, frente al 10 % del conjunto de la caja.

Compartir el artículo

stats