Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alemania presiona a Ford en EE UU para defender el futuro de Saarlouis

La primera ministra y el titular de Economía del Sarre visitan la sede de la multinacional a un mes de que la marca anuncie qué planta fabricará eléctricos

La primera ministra del Sarre, Anke Rehlinger, y el titular de Economía, Jürgen Barke, el miércoles antes de volar a EE UU. SR

La competición entre las plantas de Ford en Almussafes y Saarlouis (Alemania) entra en su recta final y las candidaturas apuran sus opciones de seducir a la multinacional, que debe anunciar a lo largo del mes de junio a qué fabrica asigna los modelos eléctricos que tiene pendientes de adjudicar en la UE. Para defender las opciones de Saarlouis, la primera ministra de la región del Sarre, Anke Rehlinger, ha puesto rumbo a Detroit este miércoles para mantener una reunión con la cúpula mundial de Ford sobre el futuro de la ubicación alemana. A principios de abril una delegación española encabezada por la ministra de Industria, Reyes Maroto, hizo lo propio.

Según recoge la prensa de este Estado alemán, la mandataria socialdemócrata, que viaja acompañada del responsable de Economía de la región, Jürgen Barke, ha asegurado que el objetivo es negociar personalmente con la directiva de EE UU los planes de Ford para Saarlouis y arrojar luz sobre qué quiere la multinacional de la planta alemana. Y es que, según declaraciones recogidas por el medio local 'SR', Rehlinger considera que Ford es una "especie de caja negra" por la opacidad con la que está dirigiendo el proceso de reestructuración. ""Tal vez tenemos la solución a un problema que antes ni siquiera sabíamos que era un problema", ha defendido la socialdemócrata.

No es la primera vez desde su reciente elección como primera ministra en la que Rehlinger aprieta públicamente a la marca del óvalo azul. A finales de abril, la líder del gobierno del Sarre exigió a Ford que pusiera fin a la "competencia indecente entre ubicaciones europeas" a la que ha empujado a Almussafes y Saarlouis. Asimismo, el 1 de mayo participó en la movilización del Día del Trabajo sosteniendo una pancarta en apoyo a la planta alemana.

Anke Rehlinger, primera ministra del Sarre (SPD), con una pancarta de apoyo a Ford Saarlouis durante el 1 de mayo. Levante-EMV

Esta beligerancia contrasta con el silencio que guardan las autoridades valencianas, que rechazan hacer declaraciones al respecto, pero sin embargo no es suficiente para el comité de empresa de Saarlouis, que recientemente abogó por la intermediación del primer ministro alemán, Olaf Scholz.

Rowley apela al consumidor

Mientras Rehlinger volaba a Detroit, el CEO de Ford Europa, Stuart Rowley, ha participado este miércoles en la Cumbre Europea sobre el Clima y el Automóvil, donde ha incidido en el "firme compromiso" de la compañía con la electrificación si bien no ha aportado ninguna información sobre esos modelos cero emisiones por los que pelean Valencia y Saarlouis.

Rowley sí que ha llamado a las diferentes administraciones comunitarias, nacionales y locales a "acelerar dramáticamente" la instalación de infraestructuras para el coche eléctrico "si queremos que los productores sean cero emisiones".

Además, ha apelado directamente al consumidor para que compre más eléctricos. "No es un problema solo de fabricantes. También los consumidores tienen que aumentar la demanda y su confianza" en este tipo de vehículos, ha reclamado. El mandatario europeo ha asegurado también que Ford trabaja en rebajar el precio de los modelos cero emisiones "concentrando la inversión en el desarrollo de nuevas tecnologías", si bien ha dado a entender que no será inmediato.

Compartir el artículo

stats