Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis en el campo apenas hace mella en la superficie de cultivo valenciana

Las hectáreas dedicadas en el territorio a la agricultura solo descienden un 0,4 % en el último año, según el Ministerio de Agricultura

Diferentes parcelas de cultivo en València Levante-EMV

A pesar de la crisis que atenaza al campo valenciano, principalmente por la pérdida de rentabilidad, y de las continuas alarmas lanzadas por las organizaciones del sector sobre el galopante abandono de tierras para la agricultura, los datos no corroboran la magnitud de las quejas. El ministerio de Agricultura hizo pública ayer la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivo de España, que otorga a la Comunitat Valenciana un total de 624.496 hectáreas en 2021. La cifra -algo superior a la caída del 0,16 % de la media nacional- refleja un descenso respecto de 2020, pero de poco relieve: solo un 0,4 % menos. En realidad, entre uno y otro ejercicio, solo se han perdido 2.453 hectáreas de cultivo. Si la vista se echa un poco más atrás, concretamente un lustro, los datos son sensiblemente peores: la reducción es del 1,6 % en relación a 2016, es decir, cerca de 10.000 hectáreas.

A este respecto, el secretario autonómico de Agricultura de la Generalitat, Roger Llanes, aseguró ayer a este diario que, "en los últimos años, las encuestas sobre la evolución de la superficie de cultivo en la Comunitat Valenciana vienen reflejando un descenso continuado y quizá el hecho de que esa tendencia se haya atenuado ligeramente tiene que ver con la reciente entrada de fondos de inversión en la agricultura y con el hecho de que grandes empresas están comprando tierra".

Crisis de modelo

En su opinión, esta circunstancia pone de relieve "el valor indiscutible de la agricultura" y el hecho de que "lo que está en crisis no es tanto la agricultura, sino un determinado modelo de agricultura. En la Comunitat Valenciana arrastramos desde hace demasiado tiempo un problema con la reducida dimensión de las parcelas”. “Además, la tendencia que estamos detectando es que se están sustituyendo, en el caso de los cítricos principalmente, explotaciones envejecidas y con un diseño poco ajustado a las necesidades del mercado actual por otras que cuentan con nuevas variedades y marcos de plantación que permiten la incorporación de tecnología, el ahorro de costes y proporcionan, en consecuencia, una mayor rentabilidad, con una mayor calidad y mejor adaptación al mercado”, concluye.

Por su parte, el secretario general de la Unió de Llauradors, Carles Peris, se sumó a la tesis de la entrada de fondos de inversión pero incidió sobre todo en que el estancamiento que revelan los datos de 2021 puede estar motivado en que en los años anteriores se han abandonado muchas tierras "y ahora se han quedado los cultivos más rentables y las zonas de más alto valor". No obstante, añadió que el gran perjudicado de esta situación es "el modelo valenciano de pequeño y mediano agricultor".

Cítricos

Lo cierto es que la ligera reducción en la superficie no es general en todos los cultivos. De hecho, los hay que han ganado terreno entre uno y otro ejercicio. El más destacado en volumen es el de los cultivos de tubérculos, entre los que se incluyen la patata y la chufa, que ganan casi mil hectáreas y llegan a las 2.182. La segunda mejora corresponde a las forrajeras, las plantas como la alfalfa que se producen para alimentar a los animales. Suben en algo más de 600 hectáreas, hasta 6.231.

Los cítricos, en la diana de los fondos de inversión, prácticamente se quedan igual (160.088 hectáreas), mientras que los frutales no cítricos pierden cerca de mil (hasta 154.162). Algo peor le fueron las cosas a los cereales, un cultivo imprescindible en estos momentos de guerra en Ucrania, considerada uno de los principales graneros del mundo. En este grupo se incluyen sobre todo el arroz, pero también la cebada, el trigo y la avena. Bajan en casi mil hectáreas, hasta 42.767. Por su parte, tanto el viñedo como el olivar ganaron terreno, aunque el avance es reducido en ambos casos.

Compartir el artículo

stats