El bloqueo del Canal de Panamá reducirá la factura del gas este invierno

Una sequía histórica en Centroamérica obliga a desviar a Europa los metaneros que se aprovisionan en el Golfo de México 

Buque gasero en el puerto comercial del Port de Sagunt.

Buque gasero en el puerto comercial del Port de Sagunt. / Daniel Tortajada

El bloqueo del Canal de Panamá por la peor sequía que sufre Centroamérica en décadas como consecuencia del cambio climático reducirá el importe de la factura del gas este invierno. La restricción del paso de barcos está provocando el desvío a Europa de los metaneros que se aprovisionan en el Golfo deMéxico y que en condiciones normales se dirigirían a Asia. El precio del combustible está en mínimos pese a la llegada del frío gracias a que las reservas rondan el 98 %. El coste del combustible en el mercado mayorista roza ahora mismo los 42 euros el megavatio hora (MWh), lejos de los 200 euros que llegó a costar en julio del año pasado tras la crisis energética abierta por la guerra de Ucrania. 

La contención del precio del gas es esencial para las empresas azulejeras y textiles y para las familias valencianas. Además, el coste del gas tiene relación directa con el de la luz porque el 20 % de la electricidad se genera quemando el combustible en centrales de ciclo combinado.

El precio del combustible está en mínimos pese a la llegada del frío gracias a que las reservas rondan el 98 %

Planta de ciclo combinado en Sagunt que quema gas para producir electricidad.

Planta de ciclo combinado en Sagunt que quema gas para producir electricidad. / Daniel Tortajada

Restricciones

Las últimas restricciones aplicadas en el Canal de Panamá suponen un problema para los barcos petroleros y gasistas que se aprovisionan en Texas (Estados Unidos). El riguroso sistema de citas en el canal deja fuera a los grandes barcos que transportan combustible. Desde noviembre, solo pueden cruzar el canal 31 barcos al día y se espera que en febrero se recorte a la mitad el tránsito. La situación es especialmente complicada para las embarcaciones no regulares que portan cargas homogéneas como los hidrocarburos y no cuentan con horarios fijos de paso porque no saben hasta última hora dónde se aprovisionarán ni en qué puerto descargarán. Este es el caso de los metaneros que pueden desviarse de ruta en cualquier momento en función de las ofertas.

Regasificadora de Sagunt.

Regasificadora de Sagunt. / Daniel Tortajada

Sequía

Este año, las precipitaciones en Panamá han sido un 30 % inferiores a lo habitual y han provocado un descenso del nivel de los lagos que alimentan el canal.La causa inmediata es el fenómeno de El Niño (que provoca un clima más seco y cálido), aunque los expertos apuntan al cambio climático porque la situación es especialmente anormal por la prolongación de la sequía. Antes de los problemas con el agua, por el canal circulaban hasta 38 barcos al día.En julio, la Autoridad del Canal de Panamá redujo el promedio a 32 y el 1 de noviembre lo dejó en los 31 que ahora pueden pasar. Los buques portacontenedores suelen reservar su paso con mucha antelación y no están teniendo excesivos problemas.Los metaneros no lo hacen y deben que esperar a que haya un hueco o pagar un sobrecoste para saltarse la cola. Hace poco, un transportista de gas desembolsó 2,85 millones de dólares para atravesar el canal y dirigirse a Asia. Sin embargo, es la excepción y los grandes metaneros se están desviando a Europa.

El precio de referencia del gas enEuropa (que marca el mercado TTF de Países Bajos) registró en noviembre un coste medio de 42 euros. En el mismo periodo, las importaciones europeas de gas natural licuado (GNL) aumentaron un 11 %, según destacan los consultores de Grupo ASE. Las reservas europeas están prácticamente desbordadas (al 98,4 % de su capacidad) debido en gran parte a que el frío ha llegado este año más tarde de lo habitual.

La contención del precio del gas es esencial para las empresas azulejeras y textiles valencianas

Parque eólico en Enguera.

Parque eólico en Enguera. / Sergio Gómez

Los datos de consumo de gas muestran una reducción del 17 % sobre su promedio de los últimos cinco años. La demanda de gas industrial se muestra especialmente débil ante la ralentización de la economía, según advierten los expertos.

El incremento de la generación de energías renovables también está reduciendo el consumo del hidrocarburo en la Comunitat Valenciana y en el resto de España. La aportación al mix de generación eléctrica de las plantas que queman gas para producir electricidad fue en noviembre de solo el 11,6 %, el dato más bajo en los últimos diez meses y casi la mitad que en un mes normal.

Precio de la luz

Esa reducción de la dependencia del gas natural para producir electricidad ha tenido una incidencia directa en la bajada del precio de la luz en noviembre. El coste diario del mercado mayorista (pool) español cerró noviembre en 63,45 euros el MWh, su nivel más bajo desde marzo de 2021, según destacan los analistas del grupo ASE. El coste de la luz se redujo un 38,5 % respecto a octubre y un 49 % si se compara con noviembre de hace un año cuando se situó en 124,43 euros el MWh.

La generación eólica fue en noviembre un 31 % superior a la media de los últimos cinco años. En concreto, cubrió el 33,8 % del mix de generación y respondió a más del 37 % de la demanda.Los analistas insisten en que la generación eólica es la causa principal de que el precio de la luz haya caído a su nivel más bajo desde el estallido de la guerra en Ucrania (que fue el inicio de la crisis energética).