La brecha salarial de género entre los jóvenes valencianos casi duplica la nacional

La diferencia en la remuneración para un hombre y una mujer menor de 25 años alcanza en la Comunitat Valenciana los 4.540 euros, por los 2.557 euros de España

Dos informes de UGT y CC OO muestran que las mujeres en la autonomía ingresan más de un 20 % menos que los hombres

Las mayores diferencias en los sueldos de ambos sexos se dan tanto entre aquellos que menos cobran (5.367 euros) como entre los más adinerados (7.421 euros)

Una camarera limpiando una mesa en València.

Una camarera limpiando una mesa en València. / Eduardo Ripoll

La brecha salarial entre hombres y mujeres cambia su tendencia y vuelve a crecer en la Comunitat Valenciana. Es lo que dejan claro dos informes elaborados por UGT-PV y CC OO-PV presentados esta mañana en València, documentos que reflejan que la diferencia entre lo que ingresan ellos y lo que cobran ellas creció en 2021 -último año con registros oficiales- en una décima respecto a 2020 y alcanzó ya los 5.244 euros. Eso la situó, por primera vez desde 2018, por encima del dato nacional (5.213). Sin embargo, tras esa abultada disparidad de ingresos se esconde una diferenciación todavía más significativa si se analizan factores como la edad o el status social.

Teniendo en cuenta el primero de esos elementos, la brecha entre lo que cobra un joven menor de 25 años y lo que ingresa una de sus contemporáneas femeninas asciende en el territorio valenciano hasta los 4.540 euros. Es una grieta sustancial si se compara con ese mismo valor a nivel nacional, donde esa diferencia media se queda en los 2.557 euros. Una circunstancia -influenciada, aclaran las centrales, por el menor número total de muestras de este grupo poblacional que la hace ser más volátil- que no resulta tan diferente en otras edades posteriores, ya que tanto España como la autonomía coincinden en el hecho de que conforme pasa la trayectoria laboral más crecen las brechas en el sueldo de hombres y mujeres.

En concreto, en el caso valenciano, es entre los 45 y los 54 años cuando ese 'gap' es más amplio, alcanzando los 6.660 euros. Como analizan los sindicatos, entre las causas para ello destacan "las interrupciones de la vida profesional de las mujeres por el cuidado de menores y/o personas dependientes", frenando en seco la subida de un salario que de media se queda como máximo -cuando ya se tienen 55 años o más- en los 23.885 euros, una cifra que los trabajadores valencianos superan casi 20 años antes, al cumplir los 35 años.

Mujeres trabajando en un bar de Valencia, en una imagen de archivo.

Mujeres trabajando en un bar de Valencia, en una imagen de archivo. / Eduardo Ripoll

Brechas por status y puestos de trabajo

Asimismo, si se mira el status y la capacidad económica de los valencianos, también se da otra situación. Las mayores brechas de sueldo se dan tanto entre aquellos que menos ganan -hay una diferencia de 5.367 euros estrechamente vinculada, apuntan UGT y CC OO, a la rama de actividad y el tipo de jornada laboral más precario que tienen ellas respecto a ellos- como en el percentil más adinerado, donde la brecha de ingresos se explica más por la actividad y el puesto que ostenta cada sexo.

Sin ir más lejos, en cargos con grandes retribuciones como el de dirección, la diferencia salarial entre hombres y mujeres supera los 12.000 euros en España, una distancia que también se aprecia en sectores con importantes ingresos como el de las actividades financieras y de seguros, donde ellos cobran de media al año 52.715 euros y ellas ni siquiera llegan a los 41.000.

Tener una discapacidad, un factor de rebaja de ingresos

Pero fuera de la profesión o la edad, en el salario medio que cobran las mujeres también resulta un factor perjudicial el hecho de tener una discapacidad. No en vano, el sueldo que tienen estas mujeres es de 20.193 euros, un 13 % inferior al de las mujeres sin discapacidad, que asciende a 23.255, según los datos de la Encuesta Anual de Estructura Salarial 2021, última actualización del INE en esta materia, que han sido recogida por el Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo de Fundación ONCE, Odismet.

Suscríbete para seguir leyendo