30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educació

L'Horta tendrá 509 docentes más para el curso escolar y 2,5 millones por la Covid

La comunidad educativa coincide en que «se ha trabajado mucho» para diseñar un protocolo en el que «no se improvisa»

L'Horta tendrá 509 docentes más para el curso escolar y 2,5 millones por la Covid

L'Horta tendrá 509 docentes más para el curso escolar y 2,5 millones por la Covid

Uno de los grandes retos a los que se enfrentan las administraciones públicas en esta pandemia y la propia sociedad es el inicio del curso escolar. Y en la comarca de l'Horta, el reto aún es mayor por el volumen de alumnado, el número de centros educativos públicos y concertados, y las diferentes casuísticas que se dan en ratios e instalaciones, entre otros factores. Para tratar de paliar las dificultades que la nueva normalidad educativa va a suponer, la Conselleria de Educación ha dotado colegios e institutos de l'Horta con 509 docentes más y un presupuesto extraordinario que supera los 2,5 millones de euros globales.

En general, el número de docentes asignados está en función de la población, aunque también influyen otros factores. De este modo, Torrent es la ciudad que más recibe (53), seguida de Paterna (49), Mislata (36), Manises (28), Aldaia (27), Burjassot (23), Catarrojha (22) y Alaquàs (21). En el medio de la tabla se encuentran Paiporta (17), Xirivella y Godella (16), Quart de Poblet (15), Alboraia (13), Moncada y Puçol (12), Silla (11), y Albal, Picanya y Foios (10). El resto de los 43 municipios se sitúa entre dos y nueve docentes extra para este curso, excepto Llocnou de la Corona y Emperador, que no tienen colegios.

El inicio de curso escolar, si bien se producirá el día 7 de septiembre y los siguientes para la formación reglada (infantil, primaria y secundaria), también involucra a otros centros educativos como las escuelas de personas adultas, las «escoletes» infantiles o las escuelas de música. Los distintos sectores ven el proceso con una cierta incertidumbre aunque niegan de forma categórica que haya improvisación sino «mucho trabajo detrás desde el mes de junio» aunque ahora, por la situación cambiante de la pandemia, algunos aspectos tengan que adaptarse.

Las familias. Aunque no ocultan que existe preocupación en una parte de la comunidad educativa, tanto la federación de asociaciones de madres y padres de alumnado de l'Horta Sud como de l'Horta Nord coinciden en la necesidad de iniciar las clases de forma presencial. María Dolores Trujillo, de Fampa de l'Horta Sud, considera que «la Comunitat Valenciana es una de las que mejor lo ha preparado» y, aunque seguramente las familias querrían más profesorado contratado extra, «porque nunca es suficiente, se ha hecho un esfuerzo importante». «Las clases presenciales son fundamentales, especialmente para el alumnado con necesidades especiales», remarca. La presidenta considera que las familias tienen «mucha información» aunque «eso no les quite la preocupación». «Los colegios han hecho un gran esfuerzo para ser seguros y han tomado muichas medidas aunque hoy no hay nada 100% seguro ya que el virus sigue estando ahí», añade. Trujillo considera que tal vez en los protocolos falta un control global del aforo de cada centro, más allá de la ratio de cada clase.

En l'Horta Nord, su homólogo Marius Fullana asegura que «se ha trabajado mucho» para poner en marcha el dispositivo y preparar los colegios ya desde julio, y las direcciones de los centros ya han informado a las familias. «El problema, en algunos casos, no es la falta de información sino la desinformación», asevera. Fullana opina que las administraciones públicas, autonómica y local, han escuchado las demandas que transmitían las familias, a través de las organizaciones educativas. «Los centros escolares son uno de los lugares más seguros actualmente por todo el procotolo que se ha aplicado», concluye.

El profesorado. El sector de la docencia también ha defendido las clases presenciales porque «no es lo mismo, por muchas razones, la formación online y no solo porque haya familias que no tengan los recursos». Así se expresa Nuria López, lideresa del sindicato STE-PV, quien reconoce estar «ante el curso más complicado de la historia reciente» con una pandemia que evoluciona y «obliga a cambiar los planes». El STE-PV valora de forma positiva el aumento de profesorado aunque aún se está lejos de las ratios que han aplicado otros estados de la Unión Europea. «Pero partíamos de una situación con ratios muy elevadas, herencia del anterior gobierno autonómico, y tenemos una red educativa muy desigual en cuanto a espacios». Por ello, cada situación «requiere decisiones diferentes». «En algunos casos se desdoblarán clases, en otros se unificarán. En algunos pueblos será posible utilizar instalaciones municipales y en otros no hará falta. Por ello, lo importante es que familias, administraciones públicas y profesorado seamos comprensivos y vayamos a una», valora. López es consciente que los protocolos iniciales que cada centro estableció en julio sufrirán cambios en los próximos días. «Hay que adaptarse. Pero eso no quiere decir que estemos improvisando. Se ha hecho mucho trabajo en la Comunitat Valenciana. ¿Pero quien nos iba a decir que Benigànim iba a ser confinada? ¿Quien no nos dice que se confine otro pueblo?», analiza la sindicalista.

Las escuelas de personas adultas. Si bien este sector educativo tiene aún varias semanas antes del inicio de curso marcado para ultimar detalles, es cierto también que es el más precario en cuanto a infraestructuras y el que tiene una parte del alumnado que, por edad, forma parte de la población vulnerable. El director de la EPA de Torrent, Josep Veiga, un centro que en el curso pasado sobrepasó las 1.500 personas matriculadas, explica que se seguirá un riguroso protocolo con cita previa para la matrícula, alfombras desinfectantes y gel a la entrada, medidores de temperatura, mascarillas obligatorias y otras medidas. La ratio por aula se ha reducido y también hay ciertos espacios en los dos centros que utiliza esta EPA, el de Sant Marc y el de Sant Pasqual, que no podrán utilizarse por ser demasiado pequeños. Con todo, el centro ha hecho el esfuerzo de mantener toda su oferta educativa y espera a los datos de matrícula definitiva para ver si deja alumnado en lista de espera o tiene que pedir alguna instalación municipal. «La preinscripción en junio fue muy bien y estamos al nivel de otros años», explica Josep Veiga. El centro dedica el mes de septiembre a preparar un operativo por si hubiera un nuevo confinamiento, total o parcial, y se tuviera que volver a recurrir a la formación online. «Queremos que para esa transición de las clases presenciales a telemáticas, si se tiene que producir, se tengan las dinámicas bien marcadas para que nadie se quede atrás», remarca el director.

Sociedades musicales. La aplicación de los protocolos para el inicio de curso en las escuelas de las sociedades musicales de l'Horta estará en función de cómo sean sus infraestructuras. Así valora la situación el presidente de la Federació de Societats Musicals de l'Horta Sud, Vicent Lluna. El curso arrancará «a lo largo del mes de septiembre» en los distintos pueblos y no se descarta una caída del alumnado (la federación autonómica lo sitúa en un 30%), aunque, por ahora «la matriculación marcha de forma desigual, según el municipio y la sociedad musical». Hasta la fecha, las sociedades musicales locales no tienen información sobre la posible llegada de fondos para las medidas extraordinarias que tienen que adoptar a causa de la pandemia «pero sí que hay ciertas subvenciones a las bandas para actividades comarcales que van a poder justificarse para ese destino».

Compartir el artículo

stats