Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP arremete contra el PSOE por bajar de 500 a 100 metros de distancia para instalar placas solares

La exalcaldesa Silvia López recuerda que antes de que la moción de censura expulsara del gobierno a los populares, presentaron la modificación al PGOU para mantener a raya los parques fotovoltaicos

Campos cultivados en Godelleta y suelo rural.

El Partido Popular en Godelleta ha querido recordar en el marco de la movilización generalizada que se está llevando a cabo en el municipio que ellos trataron de frenar la proliferación de parques solares y que el PSPV, que entró a gobernar después, lo tumbó. En concreto, la exalcaldesa Silvia López y su gobierno han redactado un comunicado en el que explican cómo presentaron la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana para evitar que pudieran instalarse parques solares a menos de 500 metros de cualquier edificación, pero tras la moción de censura presentada por el actual alcalde, Rafa Fora, el pleno sacó adelante esta modificación pero con un límite de 100 metros, lo que ha facilitado que en la actualidad haya huecos suficientes para que las empresas de energía renovable encuentren hectáreas suficientes, "huecos", donde instalar sus parques.

Según se enumera en un documento, en 2020 hubo una "avalancha" de solicitud de licencias para implantar huertos solares en el término municipal. Ante la ingente cantidad de propuestas, el equipo de gobierno de entonces, del PP con Silvia López al frente, contrató los servicios de un asesor urbanístico "con la finalidad de hacer un proyecto para proteger el territorio". De ahí surgió la idea de modificar el punto 18 del PGOU, redactado por este profesional y cuyo presupuesto se aprobó por unanimidad por todos los grupos del pleno.

Tal fue el nivel de preocupación ante el interés de las empresas de energía por instalarse en el municipio, que Godelleta aprobó, también por unanimidad la suspensión de otorgamiento y de admitir a trámite las licencias urbanísticas para instalaciones de energía fotovoltaica o eólica.

Según explican, en ese momento se dejó claro en distintos espacios y publicaciones que el consistorio quería evitar afecciones a carreteras, barrancos y tendidos eléctricos, aparte de zonas agrícolas o edificaciones de cualquier tipo, que tendrían que respetarse con 500 metros de distancia.

Sin embargo, en junio de 2021 se presentó la moción de censura por la que entraron a gobernar PSPV, IU-Compromís y Cs. Solo un mes después -señalan en el PP-, en el pleno municipal, se aprobó la modificación del punto 18 del PGOU para la regulación de las instalaciones de energía renovable solar y eólica en suelo no urbanizable autorizando su instalación a 100 metros de distancia de cualquier elemento construido.

De hecho, según explican, salió adelante "porque el alcalde hizo uso de su voto de calidad" al faltar una concejala de IU y salió adelante la modificación, lo que para los populares supone "reducir distancias de protección abriendo así las puertas a las renovables". Por este motivo critican que el alcalde Rafa Fora "se alce en defensa de una situación que él mismo ha provocado", señala. Una posición que marcaron ayer durante el Consell Agrari que se convocó en el municipio para informar a toda la ciudadanía de la "amenaza" de estas plantas sobre el entorno.

Compartir el artículo

stats