Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vecino tumba en el TSJ el "catastrazo" de Pedreguer

El Estado ha recurrido ante el Tribunal Supremo la anulación de la ponencia de 2008 - Los valores catastrales de Xàbia y Pego también acabaron revocados

Las ponencias del catastro de los años de la burbuja inmobiliaria han ido cayendo una a una en la Marina Alta. Los ayuntamientos de Xàbia y Pego pasaron, de golpe, de ricos a pobres cuando el Tribunal Supremo anuló sus catastrazos. Estos consistorios recurrieron los valores y acabaron ganando un pleito que les abocó a la incertidumbre económica.

La ponencia de Pedreguer entró en vigor el mismo año que la de Pego, en 2008. En este caso fue un vecino el que la recurrió. El Tribunal Económico-Administrativo rechazó su recurso. Pero el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana sí le dio la razón y anuló toda la ponencia de Pedreguer.

La sentencia tiene fecha del 12 de diciembre de 2012. Pero hasta ahora no ha trascendido. Este vecino, que estuvo asistido por el letrado Juan Martín Queralt (también llevó los casos de Xàbia y Pego), prefirió esperar. El fallo no es firme. El Estado presentó un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. En los casos de Xàbia y Pego, el Supremo ratificó las anteriores sentencias del TSJ.

Ese vecino es el economista Joaquín Caselles Fornés quien anoche, junto al notario de Pedreguer, Manuel Domínguez Sánchez, ofreció una charla en la Casa de Cultura para destripar la ponencia de Pedreguer de 2008, que es la que sigue en vigor, y aclarar cómo afectan los valores catastrales en el pago de los impuestos. «El IBI es una de las patas del pulpo que es el valor catastral. La repercusión impositiva de los valores es mucho más grande», explicó ayer Caselles a este diario.

La charla de anoche la organizó la Associació de Comerciants de Pedreguer (ACEP). Este colectivo ha mantenido numerosas reuniones con el concejal de Hacienda, Sergi Ferrús, sobre el catastrazo de 2008. El ayuntamiento ha tratado de capear como ha podido la sobrevaloración de las unidades de urbana (la ponencia se elaboró en 2007, cuando los precios inmobiliarios todavía estaban hinchados). Ha reducido el tipo impositivo del IBI al 0,58 %, que es el más bajo de la comarca. Así compensa la subida del 10 % del valor catastral que se produce cada año desde 2008.

Caselles comentó ayer que en la charla realizaría una explicación técnica de los valores catastrales de Pedreguer. Sostiene que la ponencia presenta errores de bulto. Al TSJ le bastó con uno de esos fallos para tumbarla. Consideró que «la inexistencia de estudio de mercado» bastaba para anular todos los valores. El vecino recurrió un valor catastral individual, pero la ponencia se vino abajo toda entera.

El consistorio, gobernado por PSPV, Compromís y Aixa, salió esta semana al paso del malestar que empieza a cundir entre los vecinos ante una ponencia que ha disparado el valor de sus fincas. Además de retocar a la baja el tipo impositivo, el ayuntamiento se acogió a la posibilidad que le daba el Gobierno de aplicar un coeficiente corrector que redujo los valores un 27 %. Pero el gobierno local sí admite que los «patios» sin construir siguen estando sobrevalorados.

Compartir el artículo

stats