Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

Una playa de roca de Xàbia se llena de toallitas húmedas arrojadas al váter

El producto fibroso se ha adherido a la tosca de un tramo del litoral del Primer Muntanyar - Los desechos proceden de un vertido incontrolado

Una playa de roca de Xàbia se llena de toallitas húmedas arrojadas al váter

Una playa de roca de Xàbia se llena de toallitas húmedas arrojadas al váter

Además de atascar el alcantarillado, las toallitas húmedas, esas que se suelen arrojar alegremente al váter, contaminan. Un tramo de la playa del Primer Muntanyar de Xàbia está repleto de estos desechos fibrosos. Las toallitas, al no ser biodegradables, se han convertido en un mazacote de hebras. Han quedado adheridas a la roca. Estos restos salpican un tramo litoral de unos cien metros. Es el más próximo a la desembocadura del río Gorgos. Todo apunta, según las fuentes consultadas, a que proceden de un vertido incontrolado de aguas fecales realizado al río. La propia depuradora cuenta con un aliviadero que va al Gorgos. Pero se utiliza cuando hay algún problema en el emisario submarino y el agua que se vierte está ya depurada y, por tanto, ya no debe quedar ni resto de estas fibrosas toallitas.

Estos desechos, además de causar una imagen muy negativa, son, según biólogos consultados, tan peligrosos para la fauna marina como las bolsas de plástico. Las tortugas y los delfines se pueden ahogar al tragárselos.

Más allá de este primer tramo del Primer Muntanyar, en la playa de grava del Benissero, ya no hay residuos de este tipo.

Las toallitas húmedas se han convertido en los últimos años en una amenaza para el funcionamiento de los alcantarillados. Su uso se ha puesto de moda y, en lugar de tirarse a la basura, se suelen arrojar al inodoro. Sus fibras no son biodegradables. Acaban formando un engrudo que atasca las cañerías y provoca costosas averías en las estaciones de bombeo de aguas residuales. Ayuntamientos como el de Valencia ya han anunciado multas de hasta 3.000 euros a las comunidades de propietarios si sus vecinos arrojan toallitas al váter.

En Xàbia, las toallitas tiradas al váter también contaminan el mar. Estos residuos fibrosos ensucian un litoral de gran valor natural y paisajístico.

Compartir el artículo

stats