19 de agosto de 2019
19.08.2019
Ferry

"Nadie nos ayudó en el puerto, nos quitábamos unos a otros los chalecos salvavidas"

Los viajeros del Pinar del Río, el ferry encallado en Dénia, rememoran la angustia del rescate

19.08.2019 | 17:02
"Nadie nos ayudó en el puerto, nos quitábamos unos a otros los chalecos salvavidas"

Los pasajeros que viajaban en el Pinar del Río, el ferry de Baleària que encalló en la medianoche del viernes en la bocana del puerto de Dénia, no van a olvidar nunca la incertidumbre y el miedo de la evacuación. Isaías y Christian, que son de Palma y se embarcaron con el coche para luego, en la Península, conducir hasta Cádiz e iniciar las vacaciones, han evocado hoy que cuando el ferry embarrancó se vivió a bordo un "gran desconcierto".

"Nos quedamos a oscuras. Sólo estaban encendidas las luces de emergencia. Tampoco había aire acondicionado, y el calor era horrible. La tripulación nos daba agua. Pero tuvieron incluso que bajar a la bodega a por los chalecos salvavidas de los niños, porque allí no los tenían", indica Isaías.

La evacuación se prolongó durante más de dos horas. Salvamento Marítimo, la Guardia Civil y las lanchas de la compañía llevaban a los pasajeros hasta la Estación Marítima Baleària Port. "Allí no nos esperaba nadie. No sabíamos qué hacer. Los propios pasajeros nos quitábamos unos a otros los chalecos salvavidas", rememora Christian.

Ambos coinciden en que la noche en la Estación Marítima fue "horrible". "Los niños se dormían ya agotados en el suelo. Sólo nos dieron un cruasán en toda la noche", afirma Isaías.

La peripecia continúa. Los pasajeros no han podido todavía recuperar sus coches (siguen en la bodega de carga). Muchos de ellos iniciaban sus vacaciones. "Nos las han arruinado. ¿Eso cómo se compensa ahora?", apunta Carlos, quien ya ha empezado a moverse para crear una plataforma de afectados. Mientras, Isaías y Christian han tenido que viajar a Cádiz en un coche de alquiler que les ha puesto Baleària. "Pero nos dicen que cuando el nuestro esté en tierra tenemos que ir inmediatamente a recogerlo y devolver éste. Y es imposible", advierte Isaías.

La compañía tiene las llaves de todos los 70 vehículos que están en el barco. Les pidió a sus dueños que las pusieran dentro de un sobre y apuntaran el número de DNI, la matrícula y el modelo del vehículo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook