Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

El Moraig, un paraíso con el aforo completo

El cupo de 400 bañistas en la cala del Poble Nou de Benitatxell reabierta ayer se llenó a las once horas - «Es un chasco enorme llegar aquí y no poder bajar»

El Moraig, un paraíso con el aforo completo

El Moraig, un paraíso con el aforo completo

El paraíso es de los que madrugan. A las 9 de la mañana, ya había cola para bajar a la cala del Moraig del Poble Nou de Benitatxell, reabierta ayer tras las primeras obras realizadas por el Servicio Provincial de Costas para reparar el desastre del temporal Gloria y «renaturalizar» este playa (los trabajos se retomarán en septiembre). En la primera hora, de estar la cala abierta ya habían bajado unas 200 personas.

Un vigilante de seguridad contratado por el ayuntamiento llevaba la cuenta. Mientras, los agentes de la Policía Local y Protección Civil supervisaban que todo fuera bien. Los socorristas de SVS también hacían una gran labor de pedagogía. Abajo, en la cala, advertían a los bañistas de que la Cova dels Arcs está cerrada. El temporal la reventó. Eso sí, la cala lucía ayer espectacular. Ya se intuye por dónde van los tiros de la «renaturalización». Los coches ya no bajarán hasta la antigua explanada, ahora convertida en senda de acceso.

Poco después de las 11, el aforo de 400 bañistas ya estaba completo. «Llegamos hasta aquí y no podemos bajar a la playa. Es un chasco enorme», rezongó la primera bañista que, junto a sus amigos (el grupo venía de Alzira), se dio de bruces con el temprano cierre. La próxima semana la cosa cambiará. El paraíso ya no estará restringido a los más tempraneros. Comenzará a funcionar la aplicación que permite reservar. Solo podrá bajar quien tenga cita previa. Eso sí, en el acceso se ayudará a quien no cuente con reserva a hacer el trámite.

El coronavirus ha precipitado las medidas contra la masificación. Iban a llegar más pronto que tarde. Las calas de la Marina Alta tienen un gran tirón. «El viernes vinieron unos turistas de Venezuela. El Moraig todavía estaba cerrado y no pudieron bajar, pero comentaban que conocían la cala y que era una gran decepción no poder visitarla», comentó un voluntario de Protección Civil.

Los bañistas que acuden al Moraig proceden, sobre todo, de la provincia de València. Unos jóvenes de Xeraco, preguntados sobre si no les era más cómodo ir a una de tantas playas que tienen más a mano, afirmaron que estaban «enamorados» de las calas. A continuación, bajó un grupo de Carlet.

El alcalde del Poble Nou de Benitatxell, Miguel Ángel García, se mostró satisfecho de cómo había ido el primer día de reapertura de ese paraíso que es el Moraig. «La gente entiende las medidas que hemos adoptado», afirmó.

Los bañistas que se toparon con la cala ya cerrada esperaban un rato a que saliera alguien y ellos pudieran bajar. Pero la mayoría se cansaba y se marchaba en busca de otra playa. Quienes acuden al Moraig se toman su tiempo. Llevan neveras y provisiones para pasar el día. El paraíso hay que disfrutarlo con calma. Cuesta llegar y cuesta marcharse.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats