Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "sueño" del museo al aire libre de Banys de la Reina de Calp sube a 15,5 millones

El parque arqueológico contempla demoler el tramo de paseo marítimo que parte en dos el yacimiento y sustituirlo por un puente de 160 metros

Recreación de los itinerarios, el puente que sustituye al paseo y la plataforma. | DAVID REVENGA

El futuro parque arqueológico de Banys de la Reina de Calp mira a la historia (hará visitable el espectacular yacimiento romano) y mira a Europa. La primera etapa de este proyecto de musealización sube a 6,6 millones de euros. Ya es un pico. Y todas las actuaciones previstas por el plan director de Banys de la Reina se van a nada menos que 15,5 millones. El presidente de la Diputación, Carlos Mazón, ya dijo ayer que habrá que buscar fondos en Bruselas. Mazón también subrayó que este parque arqueológico es «un sueño que nace ahora».

La plataforma Laborde «flotará» sobre los viveros. | DAVID REVENGA

El plan director es ambicioso. Lo ha coordinado el director de arquitectura de la diputación, Rafael Pérez, y han participado en su redacción el director del MARQ, Manuel Olcina, o la directora de Banys de la Reina, Alicia Luján, entre otros.

Una cosa queda clara: el museo al aire libre de Banys de la Reina debe desembarazarse del paseo marítimo que se construyó entre 1973 y 1978. Parte en dos este yacimiento datado entre el siglo I y el VII. Separa las villas romanas de los viveros de pescado. Y es un todo. Los potentados dueños de estas casas eran tan veleidosos que les gustaba tener acuarios excavados en la piedra tosca. Además, el paseo oculta estructuras.

El rotundo paseo se sustituirá por un liviano puente de 160 metros de largo y 5 de ancho. Al caminar sobre él se podrá contemplar el yacimiento, que tendrá itinerarios sobre pasarelas para descubrir las villas romanas (y sus mosaicos, como el circular "opus teselatum"), la noria que las abastecía de agua dulce (las estructuras hidráulicas son muy complejas), las termas, los viveros, la basílica paleocristiana y el molino harinero del Morelló, que es del siglo XIX. Además, en el centro del parque arqueológico florecerá un jardín botánico (la actual microrreserva de flora) con ese tesoro botánico que es el Allium subvillosum.

Bajo el puente, se creará una plataforma llamada «Laborde» (en homenaje a Alexandre de Laborde, un viajero francés que a finales del XVIII dibujó por primera vez los restos de este yacimiento). «Flotará» sobre los viveros. Los visitantes experimentarán la misma sensación que los poderosos romanos que se asomaron al mar desde su suntuosa villa.

Otra recreación del parque arqueologico. Se observa la noria del complejo sistema hidráulico de las termas y viveros David Revenga

El plan director también abunda en la futura gestión. El gasto anual del parque arqueológico será de 375.000 euros. Bastará que 80.000 visitantes (al Penyal d’Ifac suben cada año más e 200.000) paguen una entrada de 5 euros para que sea sostenible.

Compartir el artículo

stats