Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El «no» a la incineración de residuos volverá por quinta vez al pleno de Sagunt

Compromís pedirá el rechazo total a estas prácticas y no sólo a la quema de desechos sanitarios que el Consell ha valorado hacer en Lafarge

El rechazo de varios partidos a la incineración de residuos en Sagunt volverá a debatirse en el pleno por quinta vez en 12 años. Como ya ha ocurrido en tres de estas ocasiones, el grupo municipal de Compromís pedirá que el pleno deje claro a la Generalitat su total rechazo a estas prácticas ya sea en la cementera de Lafarge Holcim o en cualquier empresa de la ciudad; algo que también promovió EU en 2019 y que ha dado lugar a sucesivos pronunciamientos aprobados por mayoría pero que no impidieron la autorización concedida por la conselleria a la cementera para poder utilizar algunos como combustible.

Compromís anunció ayer la presentación de esta moción al salir a la luz que la Generalitat baraja incinerar en cementeras residuos sanitarios relacionados con la crisis de la covid; un hecho que, como reconocieron desde Lafarge a Levante-EMV, dio lugar a un contacto desde la administración con la empresa para valorar su disponibilidad, pero «sin que haya nada cerrado», y que también llevó al alcalde, Darío Moreno, a asegurar que la ciudad pediría un informe medioambiental previo de la Conselleria.

Los nacionalistas, no obstante, quieren que el pleno rechace que las empresas incineren «no solo residuos sanitarios, sino todo tipos de residuos».

Esto afecta a una actividad actualmente desarrollada en la cementera a la que los nacionalistas siempre se han opuesto: la llamada «coincineración o valorización energética» que contempla su Autorización Ambiental Integrada, es decir, el permiso que según recuerda Compromís, «se deberá renovar o no en 2023» y fue aprobado por la Conselleria gobernada por el PP en abril de 2015, «antes de la llegada de Compromís al gobierno de la ciudad o al de la Generalitat», dicen.

Evitar la renovación

Por ello, el partido cree que ha llegado el momento de decir «basta» y que, con la moción que presentará en el pleno «evitará que en el 2023 se vuelva a dar esta Autorización Ambiental Integral, que está en la base de todo el problema al que estamos aludiendo». «Tanto si son residuos sanitarios de EPIS no COVID como otro tipo de residuos... lo mejor es evitar el mal, evitar que se puedan incinerar residuos en nuestra planta».

En este sentido, recalcan: «Compromís se ha opuesto siempre y va a continuar oponiéndose. Gobierne quien gobierne. No miramos el color político».

Aún así, el portavoz del grupo, Quico Fernández, precisa que la gestión de residuos sanitarios «es una competencia de la Conselleria de Sanidad, la Conselleria de Salud Universal y Salud Pública», decía después de que Iniciativa Porteña aludiera a que se trataba de una competencia de la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente que gestiona Compromís.

Fernández recalca: «Queremos ser una ciudad libre de incineración porque, las instalaciones se sitúan dentro de la propia trama urbana. Es una fábrica integrada dentro de la propia ciudad. Y por tanto, tiene que ser especialmente garantista para evitar cualquier tipo de riesgo para la salud de las personas».

Junto a ello, opina que «vuelve a ser el momento de que todos el grupos se retraten», dice además de recordar que «no todos los grupos, y algunos que han salido ahora a la palestra, se oponen a la incineración de residuos», dice en relación a anteriores votos en contra o abstenciones de Iniciativa Porteña, el Partido Popular y Cs.

Compartir el artículo

stats