El impacto de la gigafactoría "ascenderá a miles de millones"

El alcalde de Sagunt, Darío Moreno, asegura que la planta de Volkswagen cumple los plazos para empezar a producir en 2026

Cuantifica el impacto de la fábrica de baterías "en miles de millones de euros" que se repartirán en la economía valenciana

Un momento del desayuno informativo.

Un momento del desayuno informativo. / Daniel Tortajada

La gigafactoría de Volkswagen ha sido el gran tema que ha centrado la comparecencia del alcalde de Sagunt, Darío Moreno, en un encuentro con los medios de comunicación para plantear las cuestiones que marcarán los próximos años para la capital del Camp de Morvedre.

Además de confirmar que la planta de baterías "está superando todos los obstáculos que se plantean" para cumplir los plazos con el objetivo de iniciar la producción en 2026, el socialista insistió en que "todavía no somos conscientes de lo mucho que va a transformar la economía valenciana".

Moreno reconoció que es difícil cuantificar el impacto de la gigafactoría, aunque señaló que ascenderá "a miles de millones de euros, no en la ciudad o en la comarca, sino que tendrá ramificaciones en Castelló, Alacant o Teruel". El alcalde aseguró que "seguimos trabajando con los agentes económicos para aprovechar todo el potencial de esta ola" y en ese contexto se aprovechó una reciente feria de baterías de Berlín. En ese marco, "contactamos con algunos de los proveedores que se instalarán en Parc Sagunt II y conocimos a otros agentes a los que puede interesar nuestro territorio".

Entre los beneficios de la elección de Sagunt por parte de PowerCo, Darío Moreno reconoció que "el impacto mediático ha permitido que Sagunt ya tenga una fantástica proyección nacional y especialmente internacional". También se refirió a los efectos difícilmente cuantificables, como el caso de "Pilkington, que hace no mucho quería reducir líneas de producción y ahora está contratando gente nueva. No podemos saber hasta qué punto este cambio es resultado del clima económico favorable que se ha generado".

Impacto en el ayuntamiento

El alcalde también quiso puntualizar que "el ayuntamiento no se va a hacer de oro" con la planta de Volkswagen, ya que "seremos los encargados del mantenimiento del polígono de más de 5 millones de metros cuadrados y tendremos que dar respuesta a las mayores necesidades de todo tipo de servicios, así que no nadaremos en la abundancia".

Darío Moreno.

Darío Moreno. / Daniel Tortajada

Otro de los peligros que señaló es que "la ciudad ya vivió una época en la que todo dependía de una sola industria. Es evidente que la gigafactoría suma, pero no queremos perder la idiosincrasia industrial de la ciudad". A colación de este punto, Moreno se refirió al anunciado cierre de Thyssenkrupp Galmed, del que "seguimos explorando con discreción todas las opciones, porque no queremos perder piezas que dañen nuestro ecosistema económico".

Campus Battery

Entre los próximos hitos del desarrollo de la planta de baterías, el alcalde de Sagunt apuntó que "siguen los trabajos de urbanización de la parcela y cimentación de la planta, mientras estamos a la espera del proyecto definitivo del Campus Battery para su posterior licitación". Precisamente ese centro de formación vinculado a la gigafactoría es uno de los aspectos innovadores del proyecto, ya que "se conjuga el sector privado, con la Formación Profesional y el ámbito universitario. En Canadá -donde se desarrolla un proyecto similar al de Sagunt aunque todavía en sus fases iniciales- se han mostrado muy interesados en copiar este aspecto".

Un momento de la comparecencia.

Un momento de la comparecencia. / Daniel Tortajada

Placas solares

Una arista más de esta iniciativa son las placas solares que lleva asociadas, según destacó Moreno, "un aspecto imprescindible, ya que sin energía limpia y barata no habría gigafactoría". El alcalde precisó que, "si queremos una industria competitiva que no se base en salarios bajos, se tienen que explorar otras vías como es la economía verde".

Sobre la tramitación de esas plantas fotovoltaicas que han generado contestación social por el sacrificio que supondría para zonas de cultivo, Moreno aseguró que "se valoran opciones para reducir el impacto y entendemos las reivindicaciones, pero el procedimiento sigue su curso con la evaluación ambiental".