Noche tras noche cientos de miles de personas se sientan frente al televisor para disfrutar de uno de los programas más anecdóticos de la parrilla: First Dates. El formato de Cuatro reúne a sus invitados, que buscan el amor en una romántica velada, que bien puede ir sobre ruedas, pero que también en muchas ocasiones acaba siendo un verdadero desastre. 

Los espectadores de First Dates están acostumbrados a conocer a través del programa a personajes de lo más pintorescos. A menudo los carácteres de quienes se sientan en la misma mesa para disfrutar de la cita a son demasiado incompatibles. Por otra parte, otra situación que suele darse es que la tensión sexual entre ambos se palpa incluso a través de la pantalla. Sea como sea, siempre se acaban generando situaciones de lo más surrealistas en el plató 'del amor'

La cita de Álex y Sandra empieza mal

En el caso de Álex y Sandra todo salió mal. Ella lamentó que era más cortado de lo que le hubiera gustado, pero resulta que no se trataba de eso, sino que se mostró reacio desde el principio porque ella no le gustó: "Para mi gusto, no me ha parecido guapa", opinaba. Sandra por su parte, pese a que Álex no le había entrado por el ojo, estaba dispuesta a conocerle un poco más: "La persona se lleva por dentro y no por fuera".

No obstante, el silencio se apoderó de la cita. En un momento determinado, y debido a que la situación se estaba volviendo bastante incómoda, Sandrá "cogió al toro por los cuernos" y decidió preguntar a Álex qué le había parecido, a lo que él respondió que no había sentido atracción física. Cuando se quedó sola con las cámaras ella compartió que se había sentido bastante incómoda: "He sentido que todos los temas de conversación los estaba sacando yo".

Álex huye de la cita y deja plantada a Sandra

En un momento de la cita Sandra se levanta de la mesa para ir al baño y contarle a su madre lo que estaba ocurriendo. Fue entonces cuando el bilbaíno también se levantó de la mesa, pero él para huir de la cita: "Como ya sabemos que no va a haber nada, yo prefiero irme", se justificaba ante una de las gemelas. Pese a que intentaron convencerle de que se quedara para despedirse de Sandra, él se negó: "No, ya lo hemos hablado. A ella no le va a sentar mal. Yo creo que no le importa porque nos acabamos de conocer".

Sandra asegura que le ha parecido "una cerdada"

Para su sorpresa, cuando vuelve a la mesa Álex ya no estaba. Le había dado plantón. Las gemelas acuden para explicarle lo ocurrido, y ella muestra un rostro completamente desencajado: "Nunca me han dejado tirada en una cita. Creo que eso no se debe hacer. Me he sentido bastante helada y bastante humillada. No esperaba que me abandonara de esta manera, esperaba un poco más de madurez, me ha parecido una cerdada".