Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Julio Monreal

Museos de la ciencia

Científicos, docentes universitarios, empleados y personas sensibles con la causa científica en general han iniciado una cruzada para lograr la permanencia del Instituto de Historia de la Medicina y la Ciencia José María López Piñero, creado por el eminente catedrático que le da nombre hace 30 años y radicado desde 2007 en un bello palacio del barrio de la Seu cuya rehabilitación fue costeada por la Generalitat, que es la que pone todo el dinero que manejan las universidades públicas valencianas.

La salida del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), anunciada por sus responsables, como viene informando Levante-EMV desde el sábado, resulta especialmente dolorosa para los gestores universitarios y del instituto, ya que se justifica en «una considerable disminución de su actividad y producción científicas como consecuencia de la significativa merma de personal que presta servicio en su seno». Y esto no lo dice el antipático del ministro Wert, que no tiene ni idea de nada; ni el ministro Montoro ni tampoco su escudero Beteta, esos insensibles que lo único que quieren es ofrecer a Merkel más sacrificios del pueblo español, esas cigarras sureñas que se gastan lo que las hormigas norteñas trabajan y almacenan. No. Lo dice José Pío Beltrán, uno de los científicos valencianos más reputados. La ciencia audita a la ciencia y toma una decisión. La Universitat de València tendrá que tomar ahora la iniciativa y mantener en solitario el instituto, que lleva asociado un museo. También tendrá que resolver de dónde corta, siendo eso siempre lo más complicado. Uno no ve nunca por dónde recortar lo que gestiona él mismo. Aunque hay excepciones. Otro de los museos de la ciencia de Valencia, el de Calatrava, prescindió del director y no lo ha sustituido. No es extraño. Dentro no se realiza ninguna actividad científica. Solo fotos de la arquitectura. Si se fusionaran el López Piñero y el Príncipe Felipe a lo mejor salía algo.

Compartir el artículo

stats