Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ahdsa

Infanticidio

El grito lanzado ayer por Unicef reclamando un pacto de Estado por la infancia en España viene a ser un toque de atención más para nuestras autoridades sobre el deterioro progresivo de la situación de los más indefensos en nuestro país. En la senda de otros informes de organizaciones como Cáritas o Save the Children, los datos arrojados ayer al debate público son devastadores para cualquier sociedad que se considere avanzada: 2.306.000 niños viven en España bajo el umbral de la pobreza „el 27,5 % del total„ y los hogares con hijos son «significativamente» más pobres que los demás. Y por si fuera poco, la dotación presupuestaria destinada a la infancia ha caído un 14,6 % desde 2010 hasta 2013. Mientras algunos todavía se niegan, por ejemplo, a abrir los comedores infantiles en verano por la mala imagen que darían y por los supuestos traumas que provocarían en los menores que acudieran. ¿Hay acaso mayor trauma que no tener qué comer? La gravedad de la situación requiere medidas urgentes ya. Y no más declaraciones de buena voluntad sin respaldo presupuestario.

Compartir el artículo

stats