Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Julio Monreal

Selectividad sin calculadoras

Las relaciones, cuando están claras, duran para toda la vida, reza un lema publicitario de estos días. Pero en la selectividad de la Universidad Politécnica de Valencia estaban claras y alguien metió la pata. Los cuidadores de los tribunales 1 y 5 obligaron a los alumnos a prescindir de sus calculadoras gráficas a pesar de que en el folio oficial del examen, impreso con la misma tinta que el anagrama de la institución, se autorizaba el uso de las máquinas. Ahora mismo, los responsables de la selectividad deben estar analizando milimétricamente las notas de esos 39 centros docentes afectados. Si la media del examen de matemáticas es más baja que la del resto de institutos, el lío va a ser tremendo. Puede llegarse a la impugnación del examen. Baste pensar que un estudiante se queda en puertas de acceder a la carrera que desea a falta de una décima para llegar a la nota de corte y esa décima está ahí, en el examen de matemáticas para el que no pudo utilizar la calculadora gráfica cuyo uso era legal. Por asuntos así hay oposiciones a enfermería o celadores en los tribunales.

Compartir el artículo

stats