Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Series frikis

Cuando lean esto, estaré descansando en casa. Durmiendo. Todo el día. Resulta que he pasado el fin de semana en Bilbao en un evento friki (dejémoslo ahí) y evidentemente uno de los temas de conversación fueron las series frikis. Se entienden como tal aquellas que están protagonizadas por personajes aficionados a la cultura popular o por científicos o expertos en alguna materia. No me preguntéis por qué. También entran en este apartado las series de fantasía o ciencia ficción, por eso de que nos gusta cualquier mundo menos este. Evidentemente la reina en este apartado es The Big Bang Theory. Protagonizada por un montón de científicos friáis con problemas de adaptación, es todo un éxito a nivel internacional. Camino de lo mismo va esa maravilla olvidada de HBO que es Sillicon Valley, en el que vemos cómo asciende a las alturas una pequeña compañía de informática en plena meca de la innovación estadounidense. También es destacable The IT Crowd.

En el apartado de ciencia ficción y fantasía, prácticamente todos coincidíamos en destacar Doctor Who. La serie decana de la televisión británica, que comenzó en los años 60, lleva varias temporada un nivel altísimo, aunque he de reconocer que a mí no termina de convencerme. La veo demasiado viejuna. Comentamos también la novísima The Strain y la también novísima True Detective, que aunque es mi particular némesis he de reconocer que no a todos les causa la misma sensación. Y como al final habla del terror cósmico del que tanto y tan bien habló H. P. Lovecraft, que es una de las principales deidades del panteón friki „aunque no sepamos la correcta pronunciación de Ctulhu„, pues me toca apechugar con ella. Como en tantas otras conversaciones a lo largo de mi vida seriéfila.

En definitiva, aunque a mí no me acaba de convencer eso de catalogar las series „aunque algún día hablaremos de las series «de tacitas», género en el que la cúspide la representa Downton Abbey„, lo cierto es que determinados productos tienen un público objetivo. Y eso es así aquí y en Bilbao.

Compartir el artículo

stats