Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Cuervo

El mensaje sí llega

El Gobierno es del PP pero el PP no es del gobierno o eso parece cada vez que las encuestas certifican lo que nota cualquiera, que la gente no está contenta con el Ejecutivo y está descontenta con el sistema político al que, con toda razón, identifica con el económico. Cuando hubo boom económico, la política dejó hacer en la fe (creer lo que no se ve) de que el reparto llegaría por sí solo. Así de religioso es el capitalismo liberal. Cuando la política de manos libres entregó el volante a la economía de la conducción sin manos y se produjo un crack, el seguro del Estado pagó la reparación del vehículo y desatendió las secuelas de los heridos del asiento de atrás y las necesidades de los que quedaron sin transporte.

Cuando las encuestas dan tan mal resultado para el Gobierno, el PP se queja como si el Ejecutivo no fuera suyo porque el partido heredará en votos la riqueza o pobreza que coseche Rajoy. ¿Quiere el partido más política en beneficio del ciudadano, hace propuestas, paga el alquiler de las ancianas desahuciadas? No. Se queja de que el mensaje de la recuperación no llegue a la ciudadanía, no de que la recuperación no llegue a la ciudadanía, que es lo que está pasando gracias a la nueva desigualdad. El número de millonarios españoles creció un 24 % de mediados de 2013 a junio de 2014, según el último Informe de Riqueza Mundial de Credit Suisse. El calor que desprenden los de abajo mantiene caldeada la cima.

No es verdad que el mensaje de la recuperación no llegue. Lo que no llega es la recuperación y por eso nadie quiere oír ese mensaje que es mentira y te trata de idiota. Si no te lo crees, porque pareces el único al que no le llega la recuperación. Si te lo crees, porque hay que ser idiota si los hechos no acompañan tus creencias. Pero el mensaje llega. Si fuesen cartas de amor „aunque fueran castas y estuvieran bien escritas„ el remitente podría ser denunciado por acoso.

Compartir el artículo

stats