Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Los zombis siguen vivos?

He de reconocer que dejé de ver The Walking Dead en su segunda temporada. Todo ese rollo de «es que es una serie de zombis pero sin zombis» no le va a mi yo más friki. Si se presenta TWD, cuya quinta temporada se estrena esta noche en Neox a las 22.30 horas, como la serie definitiva de zombis, quiero muertos vivientes. Y sangre. Y casquería „un poco, al menos„. Y gente luchando por su vida, corriendo ante las hordas carnívoras de cadáveres putrefactos en un mundo destrozado por la plaga. No quiero un montón de personas diferentes viviendo en una granja, porque para eso me pongo Gran Hermano o alguna droga dura de esas. Así que dejé The Walking Dead en su segunda temporada y ya digo, nunca he sentido la necesidad de volver a ver qué le pasa a Rick Grimes y amigos y conocidos.

En parte, porque he descubierto otras series de zombis mucho más estimulantes. En concreto, una. Se llama In the flesh, es británica y acaba de ser cancelada por BBC. Ahí tampoco hay mucha sangre y vísceras, pero hay una manera de ver a los zombis muy original y estimulante. También he visto Dead Set, y no está mal del todo. Pero por lo general las series sobre zombis fracasan allá donde las películas triunfan de una manera aplastante. La serie planteada por Amazon Zombieland, basada en esa maravilla de cinta que es Bienvenidos a Zombieland, ni siquiera pasó del piloto, y Z Nation ha resultado excesivamente gore y simple. Y eso que en el primer capítulo salía un bebé zombi. Bueno, ahora que lo pienso, igual aquello ya permitía imaginarse el tono en general de la serie.

Vamos, que si queréis ración semanal de zombis, más vale que os vayáis olvidando. Mejor acudir al cine que siempre nos deja grandísimas películas. Desde las más antiguas de George A. Romero a las locas aventuras de Simon Pegg y allegados, pasando por Bienvenidos a Zombieland o la imprescindible 28 días después, cuya secuela, 28 semanas después, dirigió Juan Carlos Fresnadillo. Ah, y no nos olvidemos de Rec. Lo mejor de cada casa.

Compartir el artículo

stats