Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La solución se llama libertad

El reflujo de un nuevo tiempo se lanzan jornadas y se proponen congresos que, según gentes de prestigio, deben ser algo así como «constituyentes». Desde la Dirección General del Deporte, se articula la creación de comisiones de estudio y debate. Y es que a todos les preocupa la situación actual. El mundo profesional, como referente del conjunto de este deporte, atraviesa un momento delicado. Algunos no ven otras salidas que seguir aportando subvenciones: Generalitat, diputaciones, ayuntamientos y televisión, unidos, con el resto de medios informativos, harán el milagro. Sin embargo, hay que recordar que esas mismas instituciones, con RTVV incluida, y los escasos medios informativos dedicando el 75% de sus noticias al mundo profesional son las que desde hace muchos años han venido colaborando totes juntes.

Conclusión: el sistema utilizado ha fracasado. Ha fracasado su estructura, incluso más que su gestión. No es añoranza recordar que la libertad de jugadores y trinquets diversos para manejar sus agendas y sus competiciones puede ser un revulsivo. Así se funcionó durante la época de Frediesport, hasta la llegada de Val Net. Eso es apostar por la libertad. En su día había apuestas y taquilla. Hoy no hay apuestas pero hay subvenciones que deben llegar a todos los que tengan iniciativas, que deben llegar a las competiciones y no a una empresa, sea con licencia de actividad empresarial o camuflada en Fundaciones. El pelotari ha de ser libre, no para abandonarlo, sino para dignificarlo. Y al serlo lo será todo el conjunto de nuestro deporte. Gestionar esos dineros públicos con transparencia y profesionalidad puede hacerlo una comisión federativa plural. La libertad genera riqueza; los monopolios, evidentes o edulcorados, generan injusticias y pobreza.

Compartir el artículo

stats