Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En contra del encogimiento

Acerca de los desafíos del yihadismo, Carlos Fernández, militar del Mando de Operaciones Especiales, advierte que «la gente ha de concienciarse de que a su alrededor están sucediendo cosas terribles y que la Inteligencia se nutre del análisis y el proceso de la filtración de la información. De modo que si alguien ve que a su vivienda suben extraños, que avise».

Un Colegio de administradores de fincas y una secretaría general de Igualdad han firmado un convenio para la prevención de un terrorismo escalofriantemente casero: el de la violencia de género. En el caso de extenderse podría ponerse en marcha un arma que cualquiera sabe si sería de destrucción masiva pero que, al tratarse de denuncias colegiadas, generaría menor encogimiento y contribuiría quizá a paliar de una vez esas apariciones tras el crimen donde ante la cámara se suelta el típico «pero si eran estupendos». Hombre, el asesino, estupendo, estupendo... Ya se sabe que levantar el teléfono y alertar sobre lo que se está escuchando genera inquietud. Años atrás andaba en el piso de plebe cercana lejos de aquí cuando, entrada la madrugada, escuché gritos en un bloque colindante. Todo el mundo estaba frito y no existían los móviles, pero descolgué y llamé a la poli con la duda que acarrea hacerlo desde un número ajeno. Lo trasladé a los anfitriones y, aunque sigo siendo bien recibido, se quedaron de aquélla manera. Digo yo que si no somos capaces de poner coto a esta historia, ¿cómo vamos a acabar con el Estado Islámico?

Hace nada Bruce Springsteen estaba tocando en Brisbane, allá por Australia. Como se sabe tiene la costumbre de subir asistentes al escenario.

En esta ocasión le llamó la atención una pancarta que rezaba: «No he ido a clase y estoy en la mierda ahora mismo. ¿Puedo tocar Growing Up contigo? Había que ver la cara de ese chaval junto al rockero de Nueva Jersey. Igual el Boss, que a pesar de estar en la cumbre lo ha pasado crudo por las comeduras de coco, con esa mano ha evitado una dura caída. ¡Por Dios! Que los del 3º izquierda no están en las antípodas.

Compartir el artículo

stats