Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El principito está triste

El Real Madrid abre la puerta a Neymar ante la incómoda situación del brasileño en el PSG

El principito está triste. ¿Qué le pasará al principito? En el caso del personaje del libro de Saint-Exupéry la criatura arrastraba un negro poso de melancolía adquirido por su afán de encontrar respuestas a sus preguntas sobre el ser humano y el sentido de la vida que no acababa de comprender. En lo que se refiere al personaje en que se ha convertido Neymar, las causas de que el principito del PSG esté triste parece que hay que buscarlas en motivos más mundanos. Y es que tres meses después de que los petrodólares cataríes convirtieran a Neymar en el traspaso más caro de la historia del fútbol -222 millones- y al muchacho en el jugador mejor pagado del planeta, el astro brasileño sufre un grave episodio de saudade. Dicen que el chaval tiene morriña de lo que ha dejado atrás y ya se lo notan hasta los más cercanos.

El último, el madridista Marcelo, que ya ha hecho llegar a la planta noble del Bernabéu que "Ney" no es feliz y que quizás no le importaría hacer las maletas y vestirse de blanco. A la espera de que Florentino Pérez haga números, el vestuario blanco (o al menos una de las partes con más peso) ya se ha manifestado. "Yo ya le tengo la puerta abierta por si quiere venir en diciembre", afirmó esta semana Sergio Ramos, que ahora considera al carioca como uno de los mejores del mundo "y a mí me gusta tener a los mejores".

Aprovechando el viaje, Ramos también le dio una colleja a su compañero Cristiano Ronaldo, el que se supone que tendrá que dejar su sitio ante una hipotética llegada del brasileño, tachándolo de oportunista por decir que la plantilla actual tiene menos potencial tras las salidas de Morata, Pepe y James.

Y mientras tanto, no hay semana en París que no se hable de lo infeliz que es Neymar. Primero fue el penaltigate, el episodio en que se enfrentó a Cavani por ver quién tira o no las penas máximas. Al brasileño no le gustó que su entrenador,Unai Emery, no dejase claro quién era el número uno a la hora de ejecutar esta suerte. El tema se puso tan peliagudo que hasta el dueño del PSG le ofreció una prima de un millón de euros a Cavani para que mirara hacia otro lado.

Y la relación con Emery sigue enquistándose. Por un lado, cuentan que se aburre con las sesiones de vídeo del entrenador español. Por otro, que los descontentos por no jugar -Lucas Moura y Ben Arfa- no dejan de filtrar a la prensa enfrentada con el dueño del PSG -el jeque Nasser Al-Khelaifi- cualquier mal gesto del brasileño, lo que enrarece aún más el ambiente en la caseta. Sin olvidar que Neymar parece haberse dado cuenta de que en Francia la vida no se paraliza por el fútbol y que los galos sienten pasión por otros deportes.

Y luego está la vida fuera del campo. Con la faltriquera bien cargada, dicen que Neymar añora el "spanish way of life" y a su cuadrilla de Barcelona. Ha descubierto que la ciudad de la luz no lo es tanto, que los locales de farolillos de colores cierran cuando aquí el Telediario todavía no ha acabado y que los DJ´s dan por concluida la sesión en esas horas en las que el tema comienza a ponerse interesante. Por todo esto el principito está triste, ¿qué hará ahora el principito? Pues de momento, lo que diga el jeque.

Compartir el artículo

stats