Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Imperioso era una broma

No es poca la plebe que se pregunta qué cuentas se han hecho para sacar adelante los Presupuestos. La fe del gabinete debe residir en que, al jefe, lo que le va es lo imprevisible. Porque el pedecat ha soltado que la oferta le parece insuficiente y eso que la inversión sobrepasa el 18% del total frente al 13% anterior, lo que significa que son más de 800 millones los que le caerían sin contar con lo que se llevó del gordo el día de Reyes, vendido íntegramente en Barcelona. Vamos, más no puede hacer el Niño.

Esto Susana no se lo echó en cara, pero ¡uf!, tuvo que contenerse. Para ella ni el desparrame de clientelismo ni el ere que te crió ni el hastío en la legión de votantes ni la soberbia de dar en campaña su continuidad por hecha ni la brecha con Ferraz la han llevado al banquillo, sino el de la lotería. Por eso deben decir que se trata de un animal político: por el mérito de revolverse pese a estar muerta.

De haberse movido más, el que posiblemente estaría a punto de fenecer sería el otro niño, el de Aznar. Su efecto llegada supuso todo un bajonazo en el recuento íntimo de la primera cita electoral y, las previsiones futuras, han ido por el estilo. Por eso tenía que hacerse como fuera con un sustento, aunque sea colocando a Moreno Bonilla. Pero el muerto parece muy vivo. Tanto monta, monta tanto Casado como Abascal, con Franco, presente, claro. El primero -cualquiera sabe quién es- ya ha advertido que confía en repetir el pacto andaluz en Madrid y la Comunidad Valenciana. No ha hablado de reconquista pero se entiende todo. Y recriminan a la izquierda que vayan a movilizar a las mujeres en la calle. Tendrían que mirar mejor y ver que la que está que trina sin moverse del plató es una reina como Ana Rosa por llamarla «feminazi». A Toni Cantó lo ha llamado Rivera a ser candidato a la Generalitat Valenciana y, por primera vez desde que entrase en el Congreso en 2011, el hoy diputado periférico está con una obra en el Valle Inclán. Es lo mínimo pensando en el papelón que se le puede venir encima.

Compartir el artículo

stats