Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Algo tendrán que decir

Los países que están en el top internacional de la educación lo han conseguido con reformas integrales valientes, aunque no hayan sido del gusto del profesorado, y con un aumento espectacular del presupuesto para mejorar la profesión docente que no tiene el porqué coincidir siempre con un aumento del salario. La receta la dio la pasada semana el canadiense Michael Fullan, quien estuvo en España para exponer su experiencia como asesor de Educación en Reino Unido, Australia, Finlandia, EE UU y Canadá, entre otros. Los resultados que los alumnos españoles han obtenido en las pruebas de PISA en Ciencias y Matemáticas ponen de manifiesto el desastre de sistema educativo en el que se mueven. Además, con notables diferencias entre unas comunidades y otras. Los gallegos, navarros y vascos o son más listos que el resto de los españoles o reciben una mejor educación en las aulas. Los estudiantes de Secundaria de la Comunitat Valenciana están entre los peores. De hecho, son los sextos por la cola a nivel nacional en tan relevantes asignaturas, en un momento en el que el futuro dicen que pasa por el Big Data, la ingeniería y la Inteligencia Artificial. Que hay que invertir en mejorar la formación de los profesores y mantenerlos al día en conocimientos es la base del éxito. No solo lo afirma Fullan; expertos en educación como el catedrático Juan Luis Castejón coincide en que todo pasa por una constante formación del profesorado, lo que por otra parte, puede colaborar en que los docentes dejen de estar quemados. Claro que antes de llegar a este punto, lo primero que tiene que hacer la administración autonómica es autocrítica. De poco sirve afirmar que de los paupérrimos resultados de nuestros alumnos tiene la culpa los recortes de la Ley Wert, porque ésta que, efectivamente, es pésima lo es para todo el territorio español. A la primera generación de alumnos gallegos y navarros de la LOMCE les ha ido mucho mejor que a los valencianos, que con respecto a los primeros es como si fueran un curso retrasados. Sobre este dato en particular, pese al exministro Wert, algo tendrán que decir Ximo Puig y Vicent Marzà.

Compartir el artículo

stats