Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Capitanes de abril

Era abril de 1974 cuando un grupo de jóvenes militares lideraron en Portugal lo que se bautizó como la Revolución de los Claveles

Era abril de 1974 cuando un grupo de jóvenes militares lideraron en Portugal lo que se bautizó como la Revolución de los Claveles, un golpe de Estado pacífico que derrocó la dictadura de Salazar. A los artífices de ese movimiento, encumbrados por los portugueses por hacer realidad lo que el pueblo anhelaba, se les conoce como «capitanes de abril», como se titula la película que sobre estos hechos dirigió María de Medeiros.

Exceptuando lo que el cine me ha mostrado, no era mucho lo que conocía sobre el verde oliva. La mili de mi hermano, los actos castrenses (casi todos centrados en el MOE de Rabasa) a los que había tenido que asistir como periodista y poco más.

Pero un año en el que todo el agua del mundo cayó sobre el norte de Alicante descubrí a la UME en plena acción, y a partir de ese momento me fui interesando por la labor que los militares vienen desarrollando dentro y fuera de nuestras fronteras. Por ello, no se imaginan la alegría con que recibí su partipación en la lucha contra el Covid ni las ansias con las que esperaba la puesta en marcha de la operación Zendal, una iniciativa por la que 750 militares iban a recorrer España haciendo el test del virus a 60.000 personas.

La muestra permitiría detectar positivos asintomáticos y realizar una radiografía sobre la expansión de la epidemia para fijar pautas ante un más que probable rebrote. Una actuación que se ha paralizado pese al sinvivir en el que estamos. Poco después de que se hiciera público el proyecto, cuando se llevaba días formando al personal y preparando su despliegue, Zendal (llamada así por la enfermera que acompañó a Balmis en su gesta contra la viruela) se ha frenado antes de arrancar.

¿El motivo? Pues no es que lo hayan explicado mucho, pero se habla de la «incomodidad» que provocaba a presidentes autonómicos la presencia de los militares, aunque fueran enfundados en equipos de protección y en vehículos alquilados por Sanidad. El hecho es que los test no empezaron a realizarse el pasado lunes, como estaba previsto, y no se sabe cuándo se harán.

Teníamos a los capitanes, teníamos abril, pero no hemos sabido hacerlo. No es lo único en lo que el pueblo portugués nos está dando lecciones.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats