30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Argumentos

Salir

Durante estos tres largos meses hemos echado en falta un rito diario y normalmente desapercibido, pero esencial: salir a la calle y volver a casa. Quiero fijarme en la primera parte, salir, porque tiene que ver con la libertad cuya forma más elemental tal vez sea, precisamente, la de poder entrar y salir a nuestro antojo.

Estar privado de libertad es siempre también estar privado de poder salir, e implica una restricción fundamental sobre lo que podemos hacer. Ciertamente, no nos impide pensar, ni recordar o fabular, pero sí restringe y mucho lo que podemos hacer a otros o con otros en el mundo. Así que no poder salir es carecer de la libertad de hacer cosas en el mundo, y, en cierto sentido al menos, no estar del todo en el mundo: el mundo es justamente lo que queda fuera, a donde no podemos salir.

Además, la salida tiene una cierta relación con la mañana de los días y de la vida misma. No solo forma parte de lo primero que hacemos a diario, sino que señala el momento biográfico en el que nos hicimos capaces de salir al mundo guiando nuestros pasos. Ese momento viene marcado por la aparición de una forma de soledad que las relaciones familiares ya no pueden curar. Nos sentimos solos justamente allí donde antes era todo compañía sin defecto que no echaba nada en falta.

Echar en falta el mundo es el momento en el que el sujeto ha rebosado no solo el dentro de la vida infantil y, consiguientemente, de la vida familiar, sino que se ha rebosado, por así decir, a sí mismo. Mejor: ese rebosarse es justamente haber llegado a ser sí mismo como capaz de salir. Y de ahí que el deseo de salir sea el de estrenarse, el de inaugurar la vida dirigida por ese uno mismo que se ha llegado a ser. El mismo que no se contenta ya con la compañía de los de dentro y necesita salir para ser realmente uno mismo ante otros.

En ese momento el dentro se ha convertido en tal porque se ha distinguido y separado del fuera al que solo se puede llegar saliendo. El deseo de salir es un apetito particular que incluye el pesar por quedarse dentro, es decir, al margen de lo que ocurre en el mundo. Entonces, por primera vez, el dentro se padece como estrecho. Experimentarlo es tanto como estar listos (y necesitados) para salir al mundo protagonizándolo.

Todo eso ocurre en la mañana de la vida y los que la viven desean vivirla juntos, llevados de aquel instinto de coetaneidad que Ortega decía que conducía a los más jóvenes: a los que salen al mundo y estrenan el sí mismo y el mundo a la misma vez, los primeros amigos. Ellos son la compañía que uno necesita para estrenarse en el mundo como capaz.

Es sorprendente que el estreno de la autonomía tenga lugar mediante la incorporación al grupo de coetáneos que se comporta con la psicología del estornino, por así decir: todos desean estar juntos y hacer lo mismo al mismo tiempo, como las fascinantes bandadas que vuelan en una coreografía sincronizada.

Es la feliz y primera experiencia del aprendiz que estrena su propia habilidad cuando consigue hacerlo de forma casi indistinguible de la del maestro. Pero entre aprendices que disfrutan de poder hacerlo juntos sin maestro, precisamente, o maestros entre sí y para sí mismos: y volar en un espacio sin límites, en el afuera.

Ese espacio empieza, como dice Tolkien, en el dintel de la puerta por donde cruza el camino, el de todos los días, pero cuyo final no conocemos en realidad. La salida es el umbral en el que empiezan todas las aventuras porque se sale a dónde no todo depende de nosotros y lo incierto está por descubrir y conquistar. Y ese lugar es para el hombre tan originario como el dentro donde se vuelve a salvo.

De hecho, la casa es tanto el lugar donde se está a salvo cuando no se puede salir, como el que solo está a salvo si se puede salir, de cuando en cuando, al menos. No es un juego de palabras: cuando se hace imposible salir la casa se deja ver como refugio, pero si esa imposibilidad es impuesta o absoluta, entonces el lugar se transforma en penal donde padecemos la falta de libertad.

Es cierto que salimos del hogar precisados por los menesteres de la vida y por la necesidad de trabajar. Pero la salida por excelencia es aquella que consiste precisa y justamente en «salir», que es lo que se hace con los amigos o lo que hacen los que salen juntos, es decir, los que nos convierten el afuera en habitable y nos ponen a salvo de la soledad a la intemperie.

Salir juntos al mundo y correr la misma suerte entre los que la favorecen o la estorban es lo que hicieron don Quijote y Sancho cuyas andanzas se cuentan, precisamente, en salidas. Sancho no es como el cura o el barbero, un vecino más, porque comparte con don Quijote su salir juntos fuera de lo doméstico y acostumbrado. Por eso, esos dos hombres de desigual fortuna se transforman poco a poco en amigos y representan el uno para el otro parte principal de la verdadera suerte que corren juntos.

Es cierto que forma parte de salir el poder volver, pero no siempre es seguro ni fácil. Por eso hay héroes del regreso como Ulises, y hay partidas sin regreso. Los que salen para no volver van a vivir a otro sitio. Es la historia de los que han padecido destierro o han afrontado la emigración. Pero es también la forma con la que los hombres hemos pensado la muerte: el salir para nunca volver.

Como las salidas del caballero y escudero cervantinos, las de la vida también son tres: salir de lo familiar y conocido; salir de uno mismo hacia los otros; y salir de esta vida sin poder volver.

Compartir el artículo

stats