Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Matías Vallés

Al azar

Matías Vallés

Sánchez mezcla a los reyes

Ya conocen el truco del titular de prensa que reza "No soy un delincuente", donde todos los lectores aprecian con sabiduría la variante de la confirmación de la culpabilidad por desmentido. Bien asesorado por periodistas, Pedro Sánchez ha utilizado idéntica estratagema para descalificar conjuntamente a Juan Carlos I y Felipe VI, muy por encima de lo que el deber le exigía. Al calificar de "inquietantes" y "perturbadoras" las investigaciones sobre comisiones millonarias pagadas a un Jefe de Estado con cuatro décadas en el trono, el presidente del Gobierno enmudeció al país.

La ortodoxia imponía un aséptico "dejemos que la Justicia funcione", y el líder socialista ahondó el ataque al introducir en el mismo discurso al actual monarca. Aunque fuera para bien, remataría Cela. Con una virulencia inesperada que está vinculada a la debilitación de las defensas inmunitarias causada por el coronavirus, Juan Carlos I es hoy un personaje tóxico con el que nadie querría fotografiarse abrazado. De ahí que felicitarse ante las "distancias" marcadas por la actual Familia Real con la anterior no suponga una exculpación comparativa, sino un afán por resaltar una continuidad dinástica que hoy se prefiere ignorar.

Al mezclar a los Reyes ante un mandatario extranjero como Giuseppe Conte, el presidente no solo suplanta el discurso de Podemos por la izquierda. También culmina su venganza contra la vieja guardia juancarlista de la transición. Por la izquierda, se desquita contra los Felipe y Guerra que pregonaban a la inefable Susana Díaz. Pedro también neutraliza a los ansones, sin olvidar a un Aznar que debe admirar secretamente al primer ministro que le superó en audacia. Culmina la entrevista a Jordi Évole, una fanfarronada cumplida a conciencia. El malo es González, se adoctrinaba en los ochenta-noventa. No, el malo es Sánchez, aunque sea para bien.

Compartir el artículo

stats