Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ventana

Siempre igual

Es de imaginar a Raimon dándole vueltas desde el inicio de la década a la donación de su patrimonio si se tiene en cuenta que el recorrido vital transcurre en el triángulo Xàtiva/València/Catalunya. Al frente de la ciudad en la que nació se encontraba enclavado Alfonso Rus contando billetes en voz alta; en el cauce del Turia desembocaban los tentáculos de la Gürtel y, el destino del territorio por el que desplegó el tramo más fecundo de trayectoria, en manos independentistas que tan poco congenian con el gen solidario que alberga el organismo de esa criatura llamada Ramón Pelegero, que vio la luz a los pies del cerro del castillo. Puede que esas calles lo inocularan para defenderse.

Por mucho que hayas luchado, y es el caso, nadie está preparado para desear transferir un legado, que esa contribución acumulada tenga el propósito de abrir conductos a nuevas formas de entender la creación y que dar con el sitio adecuado cueste lo que no hay en los escritos al primar la sensación de verse rodeado. Una cosa es que el escandaloso despliegue policial penetrara en el pabellón del Real Madrid al poco de la muerte de Franco y Fraga sentenciara que los tres recitales restantes quedaban suspendidos porque entre muchos se estaba empujando para cambiar la situación y, una historia bien distinta, es que unos pocos espanten a una amplísima mayoría en el afán de que nada cambie a través de un clima irrespirable. De ahí que, para que el objetivo de Annalisa y él cristalizase, la pareja haya tenido que aguardar a que variaran de cuajo las condiciones medioambientales.

Da la impresión de que la espera ha merecido la pena y el convento setabense de Santa Clara se acondicionará para albergar la herencia de uno de sus hijos. El cantautor acudió al bautizo de la fundación de blanco impoluto en contraste con lo oscuro del terno que lució aquel febrero del 76 y en tantas otras jornadas en las que irradió dignidad. Siempre igual, la bondad en la cara y la fuerza que da no dejar de ser consecuente. Estos son los imprescindibles.

Compartir el artículo

stats