Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ventana

Todo muy real

Semana Champions. Se retoma la senda que conducirá en Lisboa a la coronación en un añito, 'horribilis' es poco. A la final de 2014 celebrada en esa ciudad acudió el monarca de la transición, pocas semanas antes de anunciar su abdicación por lo que, de haberse extendido la prórroga con una de esas dosis interminables de penaltis, igual se habría producido un instante en que, ya puesto, se le hubiese pasado y todo por la cabeza soltarlo en las reacciones post partido dado que, francamente, un campeón no hay duda que es.

El caso es que los choques en las diferentes competiciones siguieron marcando el paso y en 2018, ayer mismo, el aún marido de doña Sofía volvió a estar presente en una final por segundo año consecutivo, en esta ocasión del equipo de Zidane frente al Liverpool, esa en la que el guardameta 'red', rubio y teutón como Corinna, se retrató al dar manotazos de un lado para otro haciendo saltar por los aires la igualdad preconizada, más que por la Constitución, por las casas de apuestas que, a modo de tómbola, a veces algo sí convergen. De hecho, fue una publicación como 'Monarquía confidencial' la que describió de este modo la circunstancia por la que la Casa Real envió a quien envió a Kiev: «Felipe VI lo ha vuelto a hacer y manda al padre en su lugar. El rey emérito es un reconocido madridista, algo que su hijo sabe y aprecia». Al menos esto sí que lo conocía el jefe del Estado y a la hora de pasarse la pelota uno a otro, salvo una excepción, lo que le ha tocado a este ha sido la 'Europa ligui'. Sabemos que las ayudas a la dependencia se demoran lo suyo y también que, a la de 2015 en Berlín en la que el Barça se citó con la Juve, no acudieron ni el padre ni el hijo ni el espíritu santo, dándole transferencias plenas a Soraya. El independentismo agradeció de todo corazón el gesto.

Hasta que los de Florentino se las vean con Pep solo se hablará de lo mismo. De plantarse Sergio Ramos en la final, el remate que pondría el colofón a este ciclo sería ver adentrarse por allí a don Juan Carlos. Es lo único que le hace falta al var.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats