30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristina Martin

El mena es tu hijo de 14 años

Pongamos la cara de nuestro hijo de 14 años sobre la cara del chaval que sale en ese cartel

Menas

Menas

Racismo es ver a tu hijo de 14 años como a tu hijo de 14 años y ver a un niño de 14 años llegado de otro país como a un peligroso delincuente y una amenaza. Imaginemos a nuestro hijo de 14 años en una patera, solo, aterido, muerto de miedo, de hambre, de sed, de angustia, con el temor a morir en el mar sin que sus padres, sus hermanos, sus tíos, sus abuelos, sus amigos sepan nunca qué le ocurrió ni de qué forma fatal naufragaron sus ilusiones. Pongamos la cara de nuestro hijo de 14 años sobre la cara del chaval que sale en ese cartel con el que personas de una crueldad inhumana convierten a menores indefensos en la diana del odio más miserable y vil. Una foto que, por cierto, está sacada de un banco de imágenes gratuito y es de un chico a quien fotografió un amigo en Bangladesh. Ni siquiera es de un inmigrante. Podría servir para un anuncio de ropa juvenil. Racismo es llamar «mena» a un niño de 14 años. A un menor no acompañado que no tiene nada ni a nadie. A un ser vulnerable a quien hay que ayudar, porque somos una sociedad civilizada que debe proteger a los más débiles y desvalidos para darles una oportunidad. A niños y adolescentes que han tenido la desgracia de nacer en el sitio equivocado y que quieren un futuro mejor. Qué ultraderecha repugnante, fascista, nazi, desalmada.

Compartir el artículo

stats