Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfons Garcia

A vuelapluma

Alfons Garcia

Solo servirá la unidad

Financiación autonómica

Financiación autonómica BIEL ALIÑO

Menos mal. Algunos han descubierto el problema de la financiación autonómica. Ha hecho falta que pinte mal, que sirva para sacarle un ojo al Gobierno medioprogre/algocomu/sobretodoindepe de España para que a algunos les parezca el gran asunto. Realmente, lo es. Lo es ahora. Lo era en 2014, cuando caducó el sistema actual, perjudicial para la Comunitat Valenciana. Lo era en 2017, cuando Mariano Rajoy anunció que en un año habría nuevo modelo. Lo era en noviembre de aquel año, cuando la sociedad valenciana salió a la calle a reivindicar un cambio de actitud y no hubo unidad política (el PP se desmarcó). Y lo era en abril pasado, cuando el Congreso aprobó una proposición que insta al Gobierno a presentar algún documento antes de que acabe el año. Algo que previsiblemente no va a suceder, a la vista de lo expuesto el martes por la actual ministra de Hacienda, que ya podía haberlo dicho en abril, porque la situación parlamentaria no ha cambiado mucho en este breve espacio.

Si fuera optimista, diría que al menos ya se ha conseguido algo, que no hay mal que por bien no venga y algún que otro refrán de la misma especie para subrayar el valor de la unanimidad (la ultraderecha queda al margen) sobre la financiación de los servicios públicos. Porque de lo que hablamos cuando hablamos de algo tan frío como la financiación autonómica es de algo tan caliente como los recursos para pagar la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Sin embargo, continuando con la tónica del realismo, lo que se ve es un ansia, de nuevo, de obtener tajada política de la situación. Casi todos los actores en este entuerto tienen algo que callar. Y los que no, se pasan de sobreactuación. El PP hizo ayer en las Corts de este el tema estrella, pero ¿dónde ha estado en los años anteriores? ¿Y dónde estaban ayer sus diputados nacionales, a la hora de la protesta valenciana, porque la partida final se jugará en el Congreso? El PSPV alaba ahora el realismo de la ministra y asegura que ha conseguido al menos concienciar al Gobierno, pero cualquiera con memoria histórica sospecha que el tono sería otro si Rajoy o Casado estuvieran en la Moncloa. Como fue distinto con Zapatero. ¿Realmente cree Compromís que en financiación no hay diferencia entre PP y PSOE? ¿Ha hecho las cuentas? Lo que ocurre es que esta coyuntura le da la oportunidad ideal para separar su discurso del socio socialista y arrogarse la capitanía de la valencianía. ¿Cree la patronal que Montero es lo mismo que Montoro? ¿O ve la oportunidad de reconciliarse con su identidad política?

Lo importante es: 1. Necesitamos la financiación. 2. No son aceptables los parches, aunque sirvan transitoriamente. Y 3. Solo si sacamos este debate de la confrontación, la hacemos cuestión de patria y se actúa con unidad real y leal se conseguirá que el poder político y económico central mueva algo en un asunto tan incómodo. ¿Se lo creen?

Compartir el artículo

stats