Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

Un paseo por las nubes

Un día tras otro, cuando voy en busca de la barra, paso por delante de un cole a la hora del recreo en el que cientos de chavalines entrecruzan zancadas con sus mascarillas bajo un griterío que suena el puñetero a música celestial.

Quien más ha corrido para darle vida a Broadway ha sido cómo no el Boss, que el próximo fin de semana retomará en el St. James’ Theatre el monólogo acústico que clausuró en el 18 trazando en el ambiente el anhelo por escapar del barrio de Nueva Jersey en el que se crió y del que hoy vive a diez minutos dentro de un recorrido vital en el que este vaquero con rocanrol en las venas ha alcanzado la gloria sin ocultar la de veces que se quebró lo que le ha hecho atrevesar el corazón de millones de seguidores. De aquellos conciertos, que en principio se idearon para un mes y se fueron hasta quince por la demanda, no quedó una sola localidad sin cubrir en una época en la que la gran preocupación residía en la Casa Blanca: «No creo que la gente venga a que le diga lo que ha de hacer –pergeñó Springsteen antes de empuñar ‘El fantasma de Tom Joad’–, pero la música sí puede decirnos lo que somos y lo que podemos ser, ahora que no está de más recordarlo. Hemos trabajado mucho, hemos sacrificado demasiado... esto solo es un capítulo oscuro de una batalla contínua por el alma de la nación».

Cuando entonces nadie se imaginaba algo peor que el ínclito, el fantasma con estragos incomparables se llama covid, así que solo podrán asistir a la actuación vacunados con Janssen, Jhonson, Moderna o Pfizer más el correspondiente certificado de la autoridad sanitaria del país. Los entusiastas canadienses, inmunizados con AztraZeneca, están que trinan. Son las mutilaciones que nos aguardan. De plantarme en la puerta y esgrimir que es que me han anulado la segunda dosis, mínimo me detendrían. Así que habrá que revisitar la grabación y dejarse llevar por esta fuerza de la naturaleza que destinará parte de la recaudación a echar una mano a los afectados por la pandemia. Qué criatura.

Compartir el artículo

stats