Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ferran Monegal

Tú y yo somos tres

Ferran Monegal

850 millones para mantenerlos con el agua al cuello

850 millones para mantenerlos con el agua al cuello

850 millones para mantenerlos con el agua al cuello

Y a la vista de esa ingente multitud de seres humanos braceando a duras penas en el agua para llegar a la Península como náufragos desgraciados y desasistidos, a la vista de este paisaje tan lleno de vergüenza colectiva, Gonzo se ha ido a África, a Senegal en concreto.

¡Ah! Le ha salido un programa (Salvados, La Sexta) que debería emitirse en toda Europa. Paseando por las playas de Dakar -repletas de pescadores que ya no pueden pescar porque las grandes flotas japonesas y chinas han arrasado los caladeros- comprendió que los flujos migratorios nunca van a cesar. «A pesar de su pobreza, cualquiera tiene hoy acceso a un móvil, o a una tele» le decía el periodista José Naranjo, que lleva 10 años viviendo allí.

Efectivamente. Antes estaban aislados en su miseria. Hoy ya saben, y ven, por las pantallas, cómo vivimos en Europa. Y claro, se preguntan: ¿y por qué nosotros no podemos? Y se lanzan al agua, como sea, en busca de su sueño, legítimo absolutamente. En su periplo, Gonzo se encontró con Gonzalo Fanjul, un gran experto en migraciones. Ha estudiado, ha investigado, conoce las causas de esta pobreza a fondo. Le decía: «Europa ha entregado a España, en los últimos años, 850 millones de euros. La mayoría de estos se lo llevan Indra, Amper, Eulen y ACS. El objetivo se llama control migratorio. La política migratoria está concebida para que la gente no llegue. El mensaje es éste: no, nunca, jamás. Y si alguien lo intenta, vamos a hacer que arriesgue su vida». O sea, 850 millones de euros para mantener a los migrantes sumergidos en el mar, con el agua al cuello.

Le contaba Fanjul a Gonzo el inmenso error de los que impulsan tramposamente la idea de que los migrantes nos quitan el trabajo. «La emigración es la única garantía de que tú y yo podamos cobrar algún día la pensión de jubilación».

¡Ah! Europa, esa anciana dama, tan envejecida, con sus índices de natalidad por los suelos. Si no llegan los migrantes, ¿quién tirará de nuestras sillas de ruedas? De todo eso ya hablaban hace 50 años atrás Léopold Sédar Senghor, Aimé Césaire..., aquellos grandes africanos que acuñaron la palabra negritud como valor universal. Pero ¿quién se acuerda hoy de Sédar Senghor o de Césaire? Hoy lanzas estos nombres en la tele y se creen que estás hablando del Festival de Eurovisión. Buen trabajo el de Gonzo. Repito: deberían pasarlo en todas las cadenas de Europa.

Compartir el artículo

stats