Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

La ventana

Francisco Esquivel

Estado de excitación

No me lo invento; ocurrió tal cual. Estaba el conductor de «Al rojo vivo» dando cumplida cuenta de la escenificación en el Liceo barcelonés que marca la agenda cuando en su lugar se coló «Aquí no hay quien viva», que se emitía por Antena 3 Series. Nada de un cambalache meteórico, hablamos de un porrón de secuencias. Todo un tributo a Enrique Pastor, el presidente de la comunidad con sonadas veleidades políticas, que por fin veía cumplido su sueño de meter baza en un espacio de rabiosa actualidad. Que alguien al menos quede contento.

«En Cataluña están los que se quieren separar de España y, en Madrid, los que quieren poseerla» avisa Mónica Randall, alguien que al fin y al cabo formó parte de «La escopeta nacional», ese fresco que retrata de dónde venimos, la de tiros que llevamos dados y el milagro que somos. Quién le iba a decir sin ir más lejos a Sánchez que estaría deseando refugiarse por Las Ramblas en lo que algo habrá tenido que ver el mayo de Chamberí. Pero no pasa nada, el descoloque es nuestro estado natural. Solo hay que mirar al pimpollo que asegura liderar la oposición y que, por mor de lo hay un juego, ha chocado con la Comisión Europea, Casa Real, patronal e Iglesia de quienes ha dicho que «ningún lobby logrará apartarnos del camino» sin reparar en que los dos últimos no son molinos sino gigantes de su propia área . Esa sobre la que, fijándose en ella, Millás ha deslizado que, de gobernar, seguramente daría la amnistía. ¿En qué se basará?

Y por si todo esto no calentara suficientemente el ambiente, tenemos la Eurocopa encima donde la estadística advierte que, de los 151 ataques, la selección nacional ha consumado diez disparos a puerta. Tampoco aquí nos volvamos locos que, vivir en una montaña rusa, es seña de identidad. Si el gol de Iniesta representó lo que representó, la rueda de prensa del seleccionador tras una eliminación prematura también puede ser memorable. Así que sería sano atenuar pulsaciones. Que igual luego hay que indultar a Luis Enrique.

Compartir el artículo

stats