Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esquivel

LA VENTANA

Francisco Esquivel

El golpe de calor

Arias-Salgado: "El riesgo para la democracia son los populismos, no otro 23F"

Q uien fuera ministro con Suárez, Ignacio Camuñas, ha dejado caer en una suerte de escuela de calor lo que sigue: «Si hay un responsable de la Guerra Civil es el Gobierno de la República. Un golpe de Estado no es lo que ocurrió en 1936». Claro, Nacho, tranquilo.

Tras oírlo de su boca no he podido por menos que pensar en aquellos que han tildado a la transición de falta de arrojo y pelín pesadito el rosario de elogios. Lo que ellos quieran y dos huevos duros. Tan solo comentarles que, el que acaba de expresarse así sobre la génesis de la contienda que había que superar para darle otro cariz a esto, pertenecía al ala liberal de la formación del segundo gobierno con el que hubo que experimentar la peripecia. Otro integrante del mismo se dejó llevar por un pseudo dossier propio de Martínez el facha, versión perturbada, para mandar a casa a un director de periódico. Por supuesto, el susodicho miembro del consejo de ministros también era de centro, faltaría más. Y así sucesivamente, queridos.

Con el balón botando, el joven mandamás (?) del pepé aprovechó para anunciar que derogará la ley de Memoria Democrática y que está lista la sustituta. Resulta embriagador. Tiene todo cañón, pero nunca suelta prenda. De cómo embocaría el culebrón indepe aún carecemos de pista alguna. El caso del golpe de calor camuñil al menos dio para que enunciara lo suyo que sería una ley «muy completa» de concordia, dentro de la que se apresuró a señalar que las familias del bando republicano han recibido 16.000 millones. ¡Ojo!, que ya viene sacudiendo la concordia

También estuvo echando el día, Rafael Arias-Salgado, de los Arias-Salgado de toda la vida que, a cuento del reparto de fondos europeos, calificó de «hijo de puta» al primer ministro holandés, lo que provocó las risas en el auditorio. Ni que decir tiene que el tal Rutte es tan conservador como él. Soltar perrerías de figuras de tu mismo equipo es algo a lo que en estos momentos, como saben, es difícil sustraerse. Pero, bueno, esa es otra historia.

Compartir el artículo

stats