Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

alberto soldado

Va de bo

Alberto Soldado

Mestres en Pelayo

mestres en pelayo

Las paredes que han contemplado siglo y medio de vida del Joc de Pilota esperan impacientes el torneo que la Fundació califica como de Mestres. Nada más cierto porque los jugadores que se anuncian, por selección rigurosa, son el mejor escaparate del viejo juego nacido en las calles y plazas y profesionalizado en los trinquetes valencianos donde desde los tiempos del Tramusser, primera figura en la época de la inauguración.

El Tramusser , además de gran jugador, poseía el carisma de su permanente sonrisa. Recoge Victor Agulló en su indispensable libro sobre la historia de este trinquete a través de la prensa, el duelo que se disputó el 20 de febrero de 1879 y que contó con la presencia del gobernador civil de la época: «Recibido con una salva de aplausos», pues ya entonces se agradecía que la autoridad mostrase su apego al deporte popular. El cronista cuenta que hubo un lleno completo a pesar del mal tiempo, con más de setecientos espectadores y recomendaba a la empresa que no permitiera la entrada de más personas de las que buenamente pudieran acomodarse…Por cierto ganó el Tramusser al Llirianet. No sé si queda algún pelotari en Lliria…La generación de Pelayo desapareció con Víctor, Tino y Grau…Y no hay trazas de que la comunidad china que hoy ocupa casas y comercios se interese ni siquiera un poquito por el Joc de Pilota. Así es que, como decía el exiliado de Ninette y un señor de Murcia, de Miguel Miura, «si los franceses no van a oírle tocar la gaita, él no va a ver la torre Eiffel…». Se acabó el debate del portal de Chinatown…

Pocos pueden poner en duda hoy que Puchol, Giner, De la Vega y Marc son los cuatro puntales del Joc de Pilota. Cuatro jugadores enormes, de fuerzas niveladas que ofrecen espectáculo del bueno y que ven, con tristeza, cómo las gradas de los trinquetes sólo responden en grandes ocasiones. ¿Han cambiado los gustos y costumbres sociales? ¿Afecta la crisis económica hasta ese punto? ¿Acaso la rutina , la repetición de platos cansa a los comensales? Sirva de referencia que en aquellos tiempos de entres siglos unos y otros pelotaris lanzaban a través de la prensa retos y desafíos, que provocaban el interés de los aficionados… Incluso hubo rivalidades serias entre los trinquetes de la capital y la empresa de pelota vasca que levantó el majestuoso Jai Alai… del que sólo queda el recuerdo en papeles…Lo mismo ocurrió con el Frontón Valenciano, o con el Chiqui, gestionados por empresas de modelo vasco…el de las exclusividades.

Pero al margen de debates que se adentran en la filosofía empresarial, los buenos aficionados tienen oportunidad de disfrutar de tres grandes duelos en el trinquete referencial, que se ha salvado gracias a un mecenas valenciano, José Luis López. El martes 30 de noviembre, Puchol, Félix y Héctor medirán sus fuerzas ante Giner, Nacho e Hilari. Dura prueba para el de Vinalesa. El jueves día 2 de diciembre, De la Vega, Javi y Carlos contra Marc, Pere y Álvaro. La final se reserva para el 4 de diciembre. Y esperemos que ese día como hace un siglo y pico, haya un lleno absoluto.

Compartir el artículo

stats