Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

alberto soldado

VA DE BO

Alberto Soldado

Lengua, deporte y cultura en Matarraña

En los soportales de los Ayuntamientos de la mayoría de pueblos turolenses de la comarca de Matarraña, viejos palacios de la nobleza o de la orden de Calatrava, encuentra el viajero el tablón encristalado de anuncios oficiales, un portón de madera, un escudo grabado en la piedra de sillería y un espacio que en tiempos lejanos, en el que los mozos del pueblo se divertían con el juego de pelota a mano, el más popular en casi todos los rincones de España. La vieja y olvidada presencia de este deporte se manifiesta en el callejero. Si el paseante visita Valjunquera, con algo más de trescientos habitantes, tropezará con el rótulo «Calle del Trinquete», que no deja de ser un callejón, donde, seguramente existía un espacio donde se practicaría el deporte, previo pago de tasas o porcentaje de apuestas. ¿Qué puede quedar de este deporte cuando ya hay más habitantes que superan los noventa años que los que llegan a cinco?

LENGUA, DEPORTE Y CULTURA EN MATARRAÑA

Si el turista quiere conocer más sobre los restos de esta manifestación es necesaria la visita a Cretas, pueblo del cardenal Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española, donde tropezará con un callejón sin salida: «Calle Trinquete». En la lengua propia del lugar, el valenciano viajero preguntará a un viejo lugareño sobre el origen de esa calle y con cara de extrañeza, sólo sabrá responder que «està tota la vida». A las afueras del pueblo se visualiza un frontón de tres paredes de construcción reciente donde los jóvenes que pueda haber en una localidad de algo más de quinientos habitantes jugarán con raquetas.

De camino a Alcañiz el viajero debe detenerse en La Fresneda, algo más de cuatrocientos habitantes, donde gozará de un palacio municipal en cuyos soportales se observa la raya de falta del frontis de lo que debió ser el trinquete de juego. Realizada en hierro, a saber las decenas de años que está allí debidamente incrustada en la piedra de sillería parece esperar que alguien vuelva a darle vida en alguna de las manifestaciones festivas de la localidad. Quién sabe si con un proyecto elaborado, ligado al fomento del turismo deportivo y de recuperación de la muy acusada identidad cultural de estos pueblos, podría revitalizarse el deporte que apasionaba en la juventud de sus abuelos.

La capital de la comarca, Valderrobres, es sede del Consejo Comarcal, entidad que estudia posibilidades de desarrollo económico, social, cultural, deportivo…Con toda seguridad que la Asociación Cultural Amigos de los Trinquetes de Teruel, de la mano de la Federación Aragonesa de Pelota intentarán proyectar la ilusionante idea de recuperar este deporte. De momento ya han conseguido que el primer fin de semana de septiembre la capital turolense acoja el I Encuentro Nacional de Trinquetes Turolenses, en el que se espera la participación de pelotaris de toda España. Ahora toca mirar hacia el levante aragonés para que desde Teruel se vertebre la recuperación de un deporte que lo fue de todas las Españas.

Compartir el artículo

stats