Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dime que me lees

Leila y los otros

El invierno y el virus se instalan, los días se parecen. Sin embargo, alguna pequeña sorpresa nos depara el microcosmos literario. Los libreros catalanes han otorgado su premio al mejor libro de ficción de 2021 en otras lenguas a la novela de Leila Slimani ‘El país de los otros’, publicada en castellano por Cabaret Voltaire y en catalán por Angle Editorial. Por su parte, los libreros madrileños le han dado el Premio Libro del Año en la categoría de ficción. Una sugerente coincidencia en este país tan dado a la distancia frente a la otredad.

Leila Slimani cosechó un gran éxito con ‘Chanson douce’, que le valió el premio Goncourt en 2016 y que también fue publicada en castellano (’Canción dulce’) por Cabaret Voltaire y en catalán (’Una dolça cançó’) por la valenciana editorial Bromera. Una muy buena novela, que con una escritura seca y precisa cuenta una historia de afectos, odios y horror. En ella escuchamos los ecos de ‘Las criadas’ de Jean Genet y de ‘Ceremonia’ de Claude Chabrol. La historia no sólo es sobrecogedora. Hay mucha astucia política y literaria en la dialéctica señora/criada que plantea Leila Slimani, porque la madre es una abogada con raíces magrebíes y la tata, una francesa de pura cepa. De manera que aquí la fractura no es de raza, sino de clase. Porque la escritora está convencida de que, como marcador social, la clase es más definitoria que la raza. La clase establece la distancia con el otro.

‘El país de los otros’ es una novela formalmente muy distinta. Planteada como la primera parte de una saga familiar, está inspirada en la historia de sus abuelos, Mathilde, una alsaciana de origen humilde, y Amín, un marroquí que combatió por Francia. Se conocieron tras la Liberación y se establecieron en el protectorado durante la época colonial. Mathilde será «la otra» para la familia de él, pero también para la comunidad francesa de la ciudad de Meknés ante la que intenta construirse una coraza de palabras. Pero el país de los otros es también la ley de los hombres. Una ley que se interpone entre ella y una sobrina a la que renuncia a ayudar frente a un matrimonio de conveniencia, porque Mathilde ha acabado asimilando el discurso patriarcal del honor familiar y la vergüenza social por encima de sus ideas sobre la liberación de la mujer y el derecho a amar.

El próximo tres de febrero Gallimard publicará la segunda parte de ‘El país de los otros’, que lleva por título ‘Regardez nous danser’, ubicada en un Marruecos que acafba de lograr la independencia. La saga familiar llegará a su ecuador y será el momento en que sabremos si Leila Slimani se consagra como una gran novelista.

Compartir el artículo

stats